| Leos Carax

Annette
| Los enfants terribles también saben llorar

El director francés nos vuelve a deleitar con la inmensidad de su cine. Un retrato coescrito con los hermanos Mael que sirve como catarsis de la propia vida del autor. Carax se abre en canal y sienta cátedra con su largometraje más emocional.

0

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?