| Eugène Lourié

Encumbrado por los efectos especiales de Ray Harryhausen, este clásico de la ciencia ficción de los años 50 se presenta como una alegoría inquietante sobre las ansiedades apocalípticas del presente.

0

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?