| David Victori

Mario Casas transforma su personaje con impecable lenguaje no verbal mientras sostiene el peso de un excitante y agónico viaje sin retorno a la noche barcelonesa más paria. Una hipnótica y diabólica Milena Smit redondea este infierno pupilo de Gaspar Noé.

0

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?