| Cody Calahan

Vicious Fun
| Sangre y neones

El cineasta canadiense ofrece una película tan ocurrente como desvergonzada que, sin renunciar a la crítica mordaz mediante la autoparodia, se erige como uno de esos filmes que dan exactamente lo que prometen: vísceras y diversión.

0

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?