| Abel Ferrara

Una obra tan desprejuiciada como visceral y descompensada que, a pesar de olvidar la narración fílmica normativa, propone una bajada al infierno de la mente y los demonios propios tan mareante como perversa que, después de todo, sabe cómo seducir.

0

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?