The Strokes
| The New Abnormal

Los neoyorquinos The Strokes hacen un homenaje a su propio sonido en su mejor trabajo desde que en el año 2001 saltaran a la fama con su álbum debut «Is This It», demostrando que son una de esas bandas que, a día de hoy, siguen siendo un valor seguro.

Qué jóvenes éramos todos cuando The Strokes irrumpió con fuerza en el panorama indie-rock desde Nueva York con su disco debut Is This It (RCA, 2001). Empezaba el Siglo XXI y los neoyorquinos sorprendían a propios y extraños con un sonido pretendidamente sucio de garage rock en un álbum que a todas luces se podía vislumbrar como un futuro clásico contemporáneo. Y así ha sido: a día de hoy, el primer LP de los Strokes figura en toda lista en la que se hable de los mejores discos de la década de los 2000 que se precie. Alternativos, rompedores, y siempre con ese halo de decadencia asumida que les brinda tanto carisma, han sabido mantenerse en lo más alto del escalafón musical durante dos décadas. Con sus luces y sus sombras, eso sí. Desde entonces, han publicado cinco largos más, cada uno de ellos con muy buenas canciones, pero ninguno con la fuerza de su primer trabajo. Hasta el 2020. Nos centramos, pues, en el último disco de los estadounidenses, The New Abnormal (RCA, 2020), un trabajo publicado en abril del 2020 que no ha pasado desapercibido entre la crítica especializada, pero que sí ha sido obviado por gran parte del público general. Si bien es cierto que ha sido un disco bien recibido, podría decirse que no se le ha dado el valor que quizás sí merece. 

The Adults Are Talking, el primer corte del álbum, cuyos primeros compases son puramente electrónicos y que pueden recordar a los Editors del 2009 o a cualquier trabajo de MGMT, rápidamente y con el primer riff de guitarra a cargo de Albert Hammond Jr. nos revela que estamos ante un tema de los Strokes, y de unos particularmente puristas de su propio sonido. Si esto es la carta de presentación del disco, es toda una declaración de intenciones: reminiscencias a Is This It en cada nota. Un tema tras otro, nos vamos dando cuenta de que Casablancas y los suyos han vuelto después de siete años con más fuerza que nunca. Es fácil decirlo, pero qué complicado tiene que ser crear un trabajo en el que cada tema sea un hit. Ocurre no muchas veces; son contados los álbumes que consiguen esta hazaña, y The New Abnormal, al igual que lo hiciera Is This It en el 2001, lo consigue.

The Strokes no entra en este grupo de los que innovan, y no hay nada de malo en ello si, no haciéndolo y sonando más a ellos que nunca, son capaces de presentarnos un trabajo como el gran The New Abnormal

Bad Decisions y Why Are Sundays So Depressing pueden considerarse temas clásicos de The Strokes desde ya. At The Door cumple con la cuota de balada que exige un disco como este y también es digna de mención particular Ode To The Mets, la última pista del álbum, que a cualquiera que haya escuchado algo de radio en el año 2009 puede sonarle muy parecida al hit de Anastacia que sonaba por aquel entonces; nosotros nos lo tomaremos aquí como un tributo. Si bien es cierto que casi desde sus inicios, y desde una atalaya dentro del nunca bien definido indie-rock, la banda siempre ha jugado con sonidos electrónicos, es en este último trabajo donde consiguen hacerlo con una madurez que solo los años y la trayectoria pueden otorgar. Estamos ante un disco redondo en casi todos los aspectos y, si algo se le puede achacar, es lo mismo por lo cual nosotros consideramos que resulta tan buen álbum, y es que si no fuera porque Is This It es un disco de ellos mismos, podríamos decir que se trata de un plagio. The Strokes plagiando a The Strokes es lo mejor que le podía pasar al indie-rock en el 2020. Es muy cierto que a lo largo de los años son muchas las bandas que tienden a innovar y a crear sonidos muy buenos, y diferentes de lo que han venido haciendo anteriormente, y eso está bien. The Strokes no entra en este grupo de los que innovan, y no hay nada de malo en ello si, no haciéndolo y sonando más a ellos que nunca, son capaces de presentarnos un trabajo como el gran The New Abnormal

Podemos decir, pues, que The Strokes se homenajean a sí mismos y a sus inicios en este disco que hace las delicias de los fanáticos de la banda, así como que supone su mejor trabajo desde su primer álbum, y que si no fuese porque la forma de entender y valorar la música ha cambiado tanto en los últimos años, estaríamos hablando de uno de los discos más importantes del 2020. Resulta curioso que el título del disco, traducido al español como «La nueva anormalidad», fuese elegido antes de la llegada de la pandemia de la COVID-19 que hoy vivimos. Casablancas llegó a admitir que «suena muy profético».

Como curiosidad, cabe mencionar que para la portada eligieron un cuadro del pintor neoyorquino de ascendencia jamaicana Jean-Michel Basquiat de nombre Bird on money, que a su vez es un tributo a Charlie Parker.




  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
Texto de Marcelo Parra Rojas | © laCiclotimia.com | 24 enero, 2021
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  



Texto de Marcelo Parra Rojas
© laCiclotimia.com | 24 enero, 2021

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?