La relación de Pau Donés con la música cubana
| «Para quitarse lo malo, un buen Jarabe de Palo»

Recordamos el vínculo que unía al carismático líder de Jarabe de Palo con la música cubana.

En agosto de 1997 fallecían el pianista de jazz Tete Montoliu y Lady Diana Spencer. Ese mismo mes un grupo desconocido entraba en la lista de superventas españolas, formando parte de ella durante veintisiete semanas consecutivas. Tiempo de competencia dura y diversa para liderarla rivalizando con títulos como Spice de las Spice Girls Más de Alejandro Sanz, además de otras producciones de Ana Torroja, Backstreet Boys, Michael Jackson, Depeche Mode o Bon Jovi. Aquel grupo desconocido consiguió con su primer disco acabar el año en el noveno puesto en el cómputo general de ventas. El título era La Flaca; el grupo, Jarabe de Palo.

La formación la puso en marcha un joven nacido, según algunas informaciones, un 11 de octubre de 1966 en la localidad oscense de Montanuy, otras indican que fue en la Clínica Sagrada Familia de Barcelona. Su nombre: Pau Donés Cirera. Empezó a tocar la guitarra con doce años, con su hermano Marc montó sus primeras bandas, Jay & Company Band y Dentaduras Postizas. Antes de dedicarse por entero a la música se tuvo que buscar la vida en oficios tan dispares como botones, camarero o modelo. Según El Periódico de Catalunya perdió la virginidad a los 16 años en los asientos de un Seat Ronda «que tenía mi padre. Un desastre… maravilloso» y El libro de la selva fue la primera película que recordaba haber visto.

La inclusión de la melodía y verso «por un beso de La Flaca daría lo que fuera» en un anuncio de la marca de tabacos Ducados contribuyó a que, en pocas semanas, liderara las listas de popularidad y ventas. Desde aquel tema, convertido en canción del verano, hasta el videoclip Eso que tú me das, estrenado el pasado 23 de mayo como agradecimiento a todos aquellos que le acompañaron tras conocerse el diagnostico de cáncer, hace ya cinco años, hay todo un mundo de canciones, ritmos y vida que relatan la historia de uno de los artistas más populares y con más talento de nuestra música reciente. El video es un guiño más a la música y a la cultura latina, algo muy presente en su carrera.

Demetrio Muñiz, uno de los directores de Buena Vista Social Club, y Pau en la sala La Riviera de Madrid.

Pau se subió por primera vez a un escenario en la Plaza Real de Barcelona, concretamente en la Sala Tarantos, templo de la música flamenca de la capital catalana desde 1993, donde también se programaban artistas de las llamadas músicas del mundo. Allí le escucharon los responsables de la discográfica Virgin España, que aunque formaba parte de la estructura de EMI Music, contaba con una gestión totalmente independiente. En esos años de final de siglo Lidia Fernández, máxima responsable en España de la compañía que en su momento fundó Richard Branson, me encargó la dirección del sello La Sonora Cubana con el objetivo de intentar recuperar joyas musicales de la isla de la música inéditas entre nosotros, algunas incluso desconocidas en el país caribeño. El nuevo sello formaba parte de una estrategia que incluía otros especializados como Chewaka, Yerbabuena, Drac o La Raíz Sonora.

Este último abarcaba producciones relacionadas con las llamadas world music, incluyendo artistas de diversos géneros y procedencias entre los que se encontraban cubanos como Eliades Ochoa, Las Hermanas Ferrín o Vieja Trova Santiaguera. Tras su paso por la discográfica independiente Nubenegra los veteranos músicos de Santiago de Cuba, que en su primera formación sumaban más de cuatrocientos años de vida entre sus cinco integrantes, grabaron tres discos para su nueva discográfica. El primero, La Manigua (1998) fue disco de oro y me encargaron la producción ejecutiva. La musical correspondió a Demetrio Muñiz, productor de todos los discos del grupo, y la mezcla a Joe Dworniak, que había trabajado con artistas como Radio Futura Juan Perro, y también con Kiko Veneno, Peret, Rosendo, Seguridad Social y otros tantos de sobra conocidos, incluyendo la co-producción Depende de Jarabe de Palo. En el Anuario SGAE del año 2000, Lidia Fernández comentaba que estos vendieron más de dos millones de copias en dos años.

«Sé que muchas cosas hay para quitarse lo malo, y una de esas cosas es un buen Jarabe de Palo»

La Manigua incluía trece temas y se valoró incluir un artista como invitado. El nombre que se puso encima de la mesa fue el de Pau Donés, cuya relación con la isla se ha comentado sobradamente estos días, especialmente lo concerniente con Alsoris Guzmán Morales, la popular flaca. Inmediatamente aceptó la propuesta eligiéndose el cha-cha-chá Rico vacilón como tema a realizar conjuntamente, con una letra ligeramente improvisada con respecto a la original de Rosendo Ruíz hijo, el autor habanero.

Como tú das lo que sea Pau
Por un beso de la flaca

Yo también daría todo
Por besar a mi mulata

 Hoy me hice una limpieza
Con un ramito de albahaca
Para que nunca me fallen
Los besitos de la flaca

 Sé que muchas cosas hay
Para quitarse lo malo
Y una de esas cosas es
Un buen Jarabe de Palo

 No es malo todo ladrón
No es ladrón todo el que roba
Si te roba el corazón
Como lo hace Vieja Trova

 Vacilón que rico vacilón
Chachachá que rico chachachá

La grabación fue sencilla, fácil y sobre todo agradable. El artista trataba a los veteranos músicos con respeto, amabilidad y cordialidad; estos, por su parte, estaban muy agradecidos por su disposición, en momentos en que estaba a punto de publicar Depende, que salió con unas ventas previas de más de doscientos mil ejemplares: algo al alcance de muy pocos artistas en nuestro mercado.

«Pasamos un buen rato haciendo música, nos abrió el camino a sostener siempre una excelente relación humana, respeto y admiración». Demetrio Muñiz

Aquella colaboración dejó un tema único, realizado en un momento muy especial. De la grabación surgió la relación amistosa con el productor del disco Demetrio Muñiz, que poco después pasaría a ser durante siete años uno de los directores musicales de Buena Vista Social Club, que nos comentaba lo siguiente: «Conocí a Pau grabando con la Vieja Trova Santiaguera, colaboró cantando Rico Vacilón, un cha cha cha cubano. Aquel día en que trabajamos juntos, Pau fue muy entrañable, muy respetuoso, se asombraba de ver la vitalidad, la inteligencia de aquellos viejos músicos, la musicalidad y sobre todo la cordialidad con que nos tratábamos. Ese día pasamos un buen rato haciendo música, también nos abrió el camino a sostener siempre, entre nosotros dos, una excelente relación humana, respeto y admiración. Pau caló hondo en la preferencia del público español y latino, fue un autor cuyas canciones iban dirigidas a todos», concluyendo con estas palabras:

Un año después, Jarabe de Palo tocaría ante más de cinco mil personas en el Teatro Karl Marx de la Habana, acompañados por Francisco Repilado «Compay Segundo» y el salsero Isaac Delgado. Pau despedía el concierto con un «Gracias Cuba por esa canción». Más tarde compondría temas para Celia Cruz, Ricky Martín, colaboraciones con Peret, Alanis Morrisette, Chrissie Hyndie, Leiva, Antonio Vega, Luciano Pavarotti y otros artistas, como se ha comentado en las múltiples notas publicadas en estos días tras su fallecimiento.

Volví a hablar con él pasado el tiempo para una entrevista previa para un concierto en Donosti: su amabilidad y cercanía eran similares. Nos ha dejado, aunque siempre nos quedará su música, su persona, su lucha por la vida, sabiendo que todo…

Depende, ¿de qué depende?
De según como se mire, todo depende.




  • 122
  •  
  •  
Texto de Rubén Caravaca Fernández | © laCiclotimia.com | 11 junio, 2020
  • 122
  •  
  •  



Texto de Rubén Caravaca Fernández
© laCiclotimia.com | 11 junio, 2020

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?