Satchmo, mucho más que jazz
| 5 curiosidades sobre Louis Armstrong

¿Conoces a Louis Armstrong? Os ofrecemos seis anécdotas con las que conoceréis el lado más humano y divertido de Satchmo, quien hubiera cumplido hoy 119 años.

¡Quién no haya oído hablar de Louis Armstrong que levante la mano! Vale, no nos ha dado tiempo de contarlas todas, pero estamos seguros que la gran mayoría sabéis quién fue el mítico trompetista y vocalista de jazz

Louis Armstrong, también conocido como Satchmo, Pops y Satch, nació en el seno de una familia muy humilde de Nueva Orleans. Los sucesos de su vida lo llevaron a la música, convirtiéndose en una de las figuras clave para el desarrollo y popularización del jazz. Sus canciones se han convertido en clásicos y su legado, tanto vocal como instrumental, en escuela. Si lo hemos traído hasta aquí y para vosotros, es porque el 4 de agosto de 2020 hubiera cumplido 119 años, nada más y nada menos. ¿Preparados? 

No, Satchmo no fue el padre del scat

Para quienes no lo conozcáis, el scat es una técnica de jazz vocal basada en la improvisación. Su peculiaridad consiste en que los intérpretes cantan sonidos sin un sentido aparente, como una retahíla de onomatopeyas que puede tener hasta una intención humorística. 

El público suele asumir que Louis Armstrong fue el padre de esta forma de cantar jazz, pero nada más lejos de la realidad. De hecho, el primer intérprete fue el humorista Joe Sims, quien lo incluía en sus números a principios del siglo XX. Más tarde, otros artistas y músicos lo añadirían a sus registros. 

Lo que sí hizo el trompetista de Nueva Orleans fue popularizar el scat gracias a su mítico tema Heebie Jeebies allá por 1926. Después de él, Cab Calloway, Ella Fitzgerald, Sarah Vaughan y Bobby McFerrin se sumaron a esta peculiar manera de cantar y se convirtieron en otros de sus representantes.

Uno de los temas de Louis Armstrong está viajando por el espacio

Las Voyager son dos sondas espaciales que la NASA envió a cuatro planetas del sistema solar en la década de los setenta. Ambas llevan en su interior un disco titulado Sounds of the Earth, en el que un comité científico, dirigido por Carl Sagan, introdujo sonidos e imágenes que representan al planeta Tierra y a la vida que hay en él. 

El objetivo de esta compilación pretende ser una cápsula del tiempo, una manera de «difundir» el legado cultural, científico y físico de la Tierra y sus habitantes. He ahí la importancia de esta curiosidad sobre Armstrong: ¡una de sus canciones está viajando por el espacio! En concreto, el tema Melancholy Blues. De esta manera, el trompetista de Nueva Orleans se ha convertido en uno de los representantes del jazz a nivel nacional, internacional y espacial. 

Satchmo, Richard Nixon y la «anécdota» de la marihuana

Louis Armstrong y Richard Nixon.

Louis Armstrong sentía una especial predilección por la marihuana. De hecho, él mismo afirmó que la fumaba para relajarse y aclarar sus ideas, prefiriéndola antes que un vaso de cualquier destilado. Lo que seguramente no sabía es que también le iba a servir para vivir una curiosa anécdota con el entonces vicepresidente de Estados Unidos, Richard Nixon

La aventura está fechada en 1953 y localizada en un aeropuerto de cuyo nombre ni nos acordamos ni conocemos, pero donde sí sabemos que Nixon y el trompetista coincidieron. Como buen consumidor habitual, Armstrong llevaba un cargamento generoso de marihuana en su equipaje, con el cual debía pasar el registro de aduanas. El músico era consciente del riesgo que implicaba cargar con esta sustancia en sus maletas, pero lo hacía de todas formas. Afortunadamente para él, el encuentro con Nixon le ayudó a salir del aeropuerto sin problemas. 

El político era un gran admirador de Armstrong, al cual fue a saludar en cuanto se cruzaron por los pasillos del recinto. Para mostrarle su respeto y hacerle un favor evitándole la espera y los controles aeroportuarios, Nixon se ofreció a cargar con las maletas del trompetista y llevarlas consigo hasta la salida. De esta manera, el músico se libró de una posible multa o incluso detención. 

Siempre nos quedará la duda de si Richard Nixon supo qué había sacado del aeropuerto y si le había salvado el pellejo a uno de sus artistas favoritos. No obstante, si Satchmo ya tiene fama de haber sido una persona con estrella y a la que siempre le salían bien las cosas, en esta ocasión, se confirma.

Escribir era otra de las grandes pasiones de Armstrong

Si por algo se caracterizaba Louis Armstrong era por su enorme talento para la música, sin duda. Su círculo más cercano siempre lo describió como un hombre muy trabajador, muy curioso y muy exigente consigo mismo. Quizá por ello no sea de extrañar que se lanzase a otras artes. Este es el caso de la escritura, una tarea que le apasionaba.

De hecho, él mismo fue el autor de sus memorias, las cuales escribió, en gran parte, estando de gira. Sus páginas constan de una infinidad de anécdotas y recuerdos, además de opiniones sobre música y artistas de su época. De ahí que la escritura fuera también una especie de terapia para Satchmo, y una manera de reafirmar su personaje. Siempre llevaba consigo libretas o una máquina de escribir.

También se comenta que fue un gran aficionado a las grabaciones caseras con magnetófonos de cinta abierta. Algo que acabó copiando, años después, el mismísimo John Lennon. En ellas, Louis Armstrong registraba sus ensayos y sus opiniones sobre la obra de otros músicos, siendo una suerte de locutor de radio. Incluso se dice que cuando desconfiaba de un periodista, grababa la entrevista o la conversación entre ambos. 

Louis Armstrong, un gran aficionado a los laxantes

Campaña publicitaria de Swiss Kriss.

Debido a su gran pasión por la gastronomía (le encantaba la pasta, por ejemplo), Armstrong tenía sus más y sus menos con los cambios de peso. Por suerte, acabó controlando este asunto de una manera nada convencional: tomaba laxantes. Lo hacía tan frecuentemente que incluso se convirtió en imagen de la marca Swiss Kriss, su predilecta. De hecho, la empresa siempre insistió en pagarle por las campañas de publicidad, pero Satchmo se negó. 

Además, los laxantes se convirtieron en un tema de conversación frecuente en entrevistas. Existen anécdotas sobre las maneras en las que el trompetista recomendaba estos productos a sus amigos. Tanto fue así que el músico acabó escribiendo y publicando un libro titulado Lose Weight the Satchmo Way, en el que explicaba su experiencia con estos productos. ¡Louis Armstrong fue un tipo muy peculiar, sin duda!



  • 125
  •  
  •  
  •  
Texto de Maria Gateu | © laCiclotimia.com | 4 agosto, 2020
  • 125
  •  
  •  
  •  



Texto de Maria Gateu
© laCiclotimia.com | 4 agosto, 2020

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?