La importancia del McGuffin en el cine
| El trampantojo cinéfilo preferido de Hitchcock

¿Recordáis el famoso maletín de Pulp Fiction? ¿El anillo de El señor de los anillos? ¿O el significado de la palabra Rosebud de Ciudadano Kane? Todo ello son McGuffins, un recurso cinematográfico muy interesante del que os hablamos en este artículo.

Cuando vemos una película, no siempre nos cuestionamos la razón de un elemento, de un personaje o de un detalle que aparecen en ella. Si estos quedan bien orquestados y coherentes dentro de la trama, pocas veces nos preguntamos qué sentido tiene que hayan aparecido o si su existencia es realmente importante para la historia. No estamos diciendo que esto esté mal, al contrario: es algo natural y evidencia que la película encaja en todos los sentidos, que todos sus elementos han sido, como decíamos, bien orquestados. No obstante, bien es sabido que existen muchos recursos cinematográficos para hacer las historias más interesantes para los espectadores y para conquistarlos. 

Estos recursos son muy variopintos y pueden estar relacionados con el montaje, con la trama o con el guion. Todos ellos permiten ya no solo captar la atención del espectador, también fascinarle y anclarlo a la butaca durante toda la proyección. Un claro ejemplo de ello es el McGuffin, un elemento argumentativo ideado por Angus MacPhail y Alfred Hitchcock que ha sido utilizado en un sinfín de películas. 

¿Qué es y de dónde surgió el McGuffin?

Alfred Hitchcock.

El McGuffin (también escrito MacGuffin, Maguffin y Macguffin) es un elemento argumentativo de suspense que se usa en las películas para que los personajes sigan motivados y prosigan con la historia. Este puede ser desde un personaje, como una razón o motivación, e incluso un objeto u elemento. Su principal peculiaridad es que carece de una relevancia y singularidad específicas en el guion, provocando que pueda cambiarse por cualquier otra cosa. Es decir, si el McGuffin es un maletín, este podría intercambiarse por un libro o un jarrón y funcionaría igual en la historia.

Eso sí, en el largometraje parece tener mucha relevancia. Todos los personajes hablan de este elemento u objeto, puede ser el centro de toda la trama o aparecer como un gran misterio. De hecho, es posible que no se muestre en ningún momento en pantalla y solo se mencione en conversaciones. Sin embargo, no es nada más que un «engaño» (bien intencionado, por supuesto), un trampantojo de misterio que podría ser intercambiado por cualquier otro

El término McGuffin fue acuñado por el guionista británico Angus MacPhail, quien trabajó junto Alfred Hitchcock en la realización de diferentes películas. De hecho, Hitchcock popularizó este elemento argumental utilizándolo para muchas de sus películas. Él mismo lo definió como algo que no puede ser definido como un objeto particular, pues puede ser cualquier cosa. Lo único que lo define como McGuffin es la motivación que causa a los personajes, quienes lo persiguen o desean. Hitchcock también defendía que el McGuffin debe ser un elemento que crea suspenso, miedo, incertidumbre o conflictos en la historia. Además, debe facilitar y complementar a la psicología y carácter de los personajes. Es decir, gracias a este elemento, los espectadores deben apreciar mejor cómo es y cómo actúa un personaje, incluyendo el rol que este desarrolla en la película. Un claro ejemplo son Frodo y Gollum de El señor de los anillos (Peter Jackson, 2001, 2002, 2003), quienes van evolucionando conforme a su relación o motivación con respecto al anillo, el McGuffin de la película.

¿Qué características tiene un McGuffin?

Un McGuffin será considerado como tal cuando cumpla las siguientes características, algunas de las cuales ya hemos mencionado en los párrafos anteriores:

  • Su naturaleza variada y versátil: puede ser tanto un objeto, como una persona, característica, historia o elemento abstracto.
  • Su importancia para los personajes: para ellos, el McGuffin es muy importante, llevándoles a desafiar cualquier obstáculo para conseguirlo o conquistarlo. 
  • Elemento externo a los personajes: suele ser un punto o detalle externo a los personajes. Por ello debe ser investigado, perseguido, protegido, transportado, custodiado, etcétera. 
  • No es imprescindible: hablamos de términos argumentales, pues la historia podría existir y acontecerse sin importar la forma en la que el McGuffin apareciese. Esto hace que sus particularidades no sean relevantes en la historia. Es decir, no tenemos por qué saber cuáles son las características de este elemento para que la historia tenga sentido.
  • Puede intercambiarse: como ya hemos comentado anteriormente, cualquier cosa puede ser un McGuffin sin que ello altere la trama. 

¿Por qué es tan importante el McGuffin?

Psicosis (Alfred Hitchcock, 1960).

La importancia del McGuffin radica, precisamente, en el espectador. Gracias a este elemento argumental y a todo lo que provoca en la película, la historia nos engancha y nos atrapa. En muchas ocasiones no somos conscientes de cuál o cómo es este elemento, pero gracias al trabajo del guionista y del cineasta, este resulta verosímil y encaja en los sucesos. 

En definitiva, el McGuffin es importante no por cómo es o por qué rasgos tiene en sí mismo, sino por todo lo que provoca en los personajes y en el espectador. Gracias a la manera en que actúan los personajes, el público conecta, se siente interpelado y se engancha a la historia. Por este motivo, es imprescindible que el director y guionista sepan conjugar bien este elemento y hacer que quede bien integrado en la trama.

Ejemplos del McGuffin en películas

Ciudadano Kane (Orson Welles, 1941).

McGuffin en Ciudadano Kane: Rosebud | Orson Welles orquesta su Ciudadano Kane (1941) mediante unos flashbacks en los cuales se nos narra la investigación de un periodista que ansía conocer el significado de la palabra Rosebud, que el magnate Charles Foster Kane dice antes de morir. 

El maletín de Pulp Fiction: el McGuffin de Tarantino | El dichoso maletín que aparece en Pulp Fiction (Quentin Tarantino, 1994) resulta ser uno de los objetos más codiciados en el largometraje y siempre custodiado por Vincent Vega y Jules Winnfield (John Travolta y Samuel L. Jackson). Los espectadores nunca vemos qué hay en su interior, aunque lo que realmente nos importa es todo lo que sucede a raíz de él. 

El anillo que perseguían Frodo y compañía | Sí, el famoso anillo de la trilogía El señor de los anillos es un McGuffin en toda regla. Si J. R. R. Tolkien hubiera puesto una capa, una espada o cualquier otro objeto en lugar de un anillo, la historia funcionaría igual y lo único que cambiaría sería el título de las novelas y las películas. No interesa el anillo como tal, como entidad, sino todo lo que se desarrolla entorno a él y por él.

La ventana indiscreta (Alfred Hitchcock, 1954).

El dinero que escondía Marion en Psicosis de Hitchcock | La película Psicosis (1941) de Alfred Hitchcock empieza cuando Marion Crane (Janet Leigh) roba el dinero de un cliente y emprende un viaje a California. Su objetivo es ayudar a su novio a pagar unas deudas y así poder casarse. En el trayecto, para en el Motel Bates y alquila una habitación, abriendo toda la trama central y conocida del largometraje. Como podemos ver, el robo y el dinero en sí mismo no son más que una excusa que provocan el viaje de Marion. Ella podría haber llegado al motel por cualquier otro motivo.

El supuesto asesinato de La ventana indiscreta La razón por la que el fotógrafo profesional LB «Jeff» Jefferies (interpretado por James Stewart) se queda sentado frente a la ventana de su casa, investigando qué hacen sus vecinos no solo es por la lesión de su pierna. El supuesto asesinato que nosotros nunca vemos y que el protagonista de La ventana indiscreta (Alfred Hitchcock, 1954) teme que ha sucedido es lo que da pie a que se desarrolle la trama. Sin embargo, este crimen podría haber sido una infidelidad, una caída o cualquier otro suceso.

Ryan, el McGuffin de Salvar al soldado Ryan La película Salvar al soldado Ryan (1998) de Steven Spielberg tiene como premisa encontrar al soldado, rescatarlo y hacer que llegue sano y salvo a casa. Sin embargo, durante el 99% de la película no aparece dicho individuo. Lo único que vemos son las peripecias y las problemáticas de la tropa de soldados que va en su búsqueda. Y he ahí otro McGuffin: ¿acaso cambiaría en algo si en lugar de Ryan quisieran encontrar un objeto o alguna otra cosa?

Resulta bastante curioso ver cómo las tramas de nuestras películas favoritas encierran tantos detalles y de qué manera sus elementos nos conquistan y nos «hechizan», haciendo que veamos importantes elementos que no lo son realmente. El cine y su forma de conquistarnos, ¿verdad?




  • 426
  •  
  • 1
  •  
  •  
Texto de Maria Gateu | © laCiclotimia.com | 13 diciembre, 2020
  • 426
  •  
  • 1
  •  
  •  



Texto de Maria Gateu
© laCiclotimia.com | 13 diciembre, 2020

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?