Juegos de temática surrealista
| Para cuando el mundo real no es suficiente

Hay un lugar dedicado en el mundo de los videojuegos para las experiencias más oníricas y visualmente arriesgadas. En este listado os ofrecemos un billete a cinco de estos estimulantes e inhóspitos parajes.

Hubo una temporada en la que los juegos «hiperrealistas» estaban de moda. En cierto modo, era el movimiento más lógico. Los gráficos vivieron una evolución enorme y los nuevos motores permitían abrir una apasionante ventana a un mundo real alternativo. Pero los jugadores, ávidos y exploradores por definición, demandaron nuevos universos, esta vez visualmente más innovadores y elusivos. La mejor noticia es que ambas experiencias son perfectamente complementarias y en absoluto excluyentes. En este reportaje vamos a hablar de cinco títulos pertenecientes a la segunda de estas categorías. Abrid los sentidos y coged el pad. Despegamos.

The Tender Cut  (2015)

Abrimos el listado con un juego que, y me podría apostar mi nueva Series X, casi ninguno vais a conocer. The Tender Cut es una experiencia muy corta —con una duración aproximada de tan solo 15 minutos— pero de lo más interesante. La inspiración principal para esta delicatessen jugable es el cortometraje Un perro andaluz, dirigido por Luis Buñuel en el año 1929 y considerado obra cumbre del surrealismo. Con estas referencias y lo condensado de su propuesta no se nos ocurre ninguna razón para no sumergirnos en él. A no ser, claro, que la idea de cortar un ojo por la mitad con una navaja de afeitar nos eche para atrás de forma irremediable. No os culpamos.

Proteus  (2013)

«Este juego de qué va, ¿de darse paseos?». Una afirmación que habría hecho perfectamente mi madre (un beso si me estás leyendo) pero que podría aplicarse a cualquiera de nosotros. No obstante, hay mucho más si rascamos en la superficie pixel art de Proteus (multiplataforma, 2013). En lo visual, una bella combinación entre gráficos en sprites 2D con entornos tridimensionales. Y en lo sonoro, y quizá la pieza más importante del título, unas composiciones que se adaptan al lugar en el que estemos en cada momento. Proteus no va a cambiarnos la vida ni marcarnos para siempre, pero sin duda es una preciosa manera de evadirnos de la realidad durante un ratito y «darnos un voltio» por una isla repleta de encantos sensoriales. Y esto, en los tiempos que corren, no es moco de pavo.

Myst  (1993)

Myst (multiplataforma, 1993), desarrollado por Cyan, Inc., era un juego de puzles en primera persona con altas dosis de exploración. Nuestro cometido era guiar al personaje haciendo clic en los pintorescos entornos y, a medida que avanzábamos en la historia, acceder a nuevas zonas –nuevas eras, para ser más exactos–. Myst tuvo un impacto brutal e influenció —casi creó un género en sí mismo— a un buen número de títulos en las décadas venideras. No solo eso: aún ostenta el logro de ser uno de los juegos más vendidos de PC de todos los tiempos. Myst recibió una remasterización denominada realMYST: Masterpiece Edition en 2014 por motivo del 20 aniversario de su lanzamiento. Ya ha llovido, así es, pero la magia y el aura de misterio que envuelve a Myst aún hoy en día le hacen merecedor de un puesto en esta lista.

Monument Valley  (2014)

A veces, el minimalismo y el encanto de las cosas pequeñas son suficientes para evadirnos de la realidad un rato. Y, para ello, puede bastarnos con un smartphone.  En el caso de Monument Valley, los escenarios basados en las creaciones visuales del artista neerlandés M. C. Escher son la principal propuesta en la jugabilidad de este título desarrollado por Ustwo Games. En él, tendremos que guiar a la princesa Ida a través de niveles llenos de perspectivas imposibles, ilusiones ópticas y escaleras a —aparentemente—ninguna parte. Monument Valley bebe de Fez (multiplataforma, 2012) en la idea de «escherizar» el mundo que nos rodea y la protagonista nos recuerda levemente a la del próximo y último juego de este listado, pero su carisma y entidad propia están fuera de duda.

Journey  (2012)

Nos hemos reservado para el final la joya de la corona. Uno de los mejores juegos indie de la última década y una experiencia atípica en el mundo del videojuego. Un viaje en todos los sentidos y una metáfora del paso del tiempo y las etapas de la vida. Es un juego que hay que probar para saber qué es exactamente, y eso lo hace tremendamente especial. El objetivo final será llegar a la cima de una montaña (hola, Celeste, ¿cómo te va?) pero, como decía aquel, lo realmente importante es el viaje. Gráficamente precioso y con un mundo apasionante por explorar, Journey conseguirá apretarte el corazón hasta hacerte soltar una lagrimita. La increíble e inmersiva banda sonora del estadounidense Austin Wintory hará el resto, aplicando una capa de magia adicional a las que ya tiene este título. No es un juego para todo el mundo, por desgracia. Por suerte, para el resto es una obra maestra.



  • 14
  •  
  • 1
  •  
  •  
Texto de Alber Romero | © laCiclotimia.com | 14 diciembre, 2020
  • 14
  •  
  • 1
  •  
  •  



Texto de Alber Romero
© laCiclotimia.com | 14 diciembre, 2020

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?