Hellblade: Senua's Sacrifice
| Mitología nórdica y salud mental

Revisamos la historia de la guerrera picta Senua, personaje detrás de Hellblade: Senua's Sacrifice, videojuego diseñado por el estudio Ninja Theory. También hablamos sobre la mitología nórdica en que se apoya así como su conexión con la salud mental.

Please don’t go, I want you to stay
I’m begging you, please, please don’t leave here
I don’t want you to hate for all the hurt that you feel
The world is just illusion trying to change you
VNV NationIllusion

Así da comienzo el estribillo de la canción que el grupo inglés VNV Nation pone como broche final a la banda sonora de Hellblade: Senua’s Sacrifice. El juego diseñado en el estudio Ninja Theory es una oda a las ilusiones como refleja la canción, a la salud mental y tanto a la mitología nórdica como a la celta (que a veces se olvida mencionar) donde el componente básico que une estas características es el amor.

Desde hace unos años se viene comentando que la depresión es (y será) la enfermedad más popular del siglo XXI. La enfermedad que da en la diana en la clase media. Cada vez se diagnostican más casos y existen más fármacos ansiolíticos para tratar la salud mental pero, ¿qué fue de la salud mental a lo largo de la historia? ¿Cómo se hubiera tratado según las distintas culturas y creencias? ¿Cómo hubiera afectado a las mujeres en su rol social? Es más, me atrevo a preguntar: ¿Cuántas obras existen que reflejen todas estas preguntas?

Senua es una mujer perteneciente a la tribu de los Pictos, habitantes del norte de Escocia. En nuestra historia se narra cómo su pueblo de origen es invadido por los hombres provenientes del norte: los vikingos procedentes de Escandinavia, que profesaban una religión completamente distinta a la celta. A menudo se nos presenta a los hombres del norte como la representación de la barbarie y la brutalidad. Sin ánimo de profesar una leyenda rosa o negra, lo cierto es que solamente representaron otro modo de vida distinto al cristiano occidental. Tuvieron sus creencias y rezaron a sus dioses, relatando sus historias de manera principalmente oral.

Dillion, el amor de Senua, es sacrificado ante los dioses nórdicos. Nuestra protagonista, ahogada por el sentimiento de culpa, recorre un viaje también interior para recuperar el alma de su amado después de enterarse de este hecho. Senua fue expulsada y repudiada de la tribu por motivo de su psicosis (otra vez se observa cómo la salud mental ha estado desde siempre mal vista). Durante el recorrido hacia Hellheim el reino de la muerte nórdico— experimenta ciertos pasajes psicóticos, alucinaciones y recuerdos pasados representados por el ente llamado «La oscuridad». Le guían una serie de voces que la confunden haciéndola dudar de sí misma, voces que a la vez le hacen avanzar en su viaje. Las frases que reflexiona Senua son simplemente preciosas, y cualquier persona que haya tenido cualquier episodio de ansiedad inevitablemente se verá reflejado en ellas. El juego presenta más violencia interna y personal que física (que tampoco falta, desde luego).

Hellblade relata un viaje de aceptación de la mortalidad humana, así como de la propia batalla interior que se ve narrada en Senua, donde no se distingue la realidad de la ficción.

«Las batallas más duras se libran en la mente». Narrador en Hellblade

Ninja Theory desarrolló el juego estudiando durante mucho tiempo las reacciones que verdaderamente sufren las personas con trastornos mentales. Les mostraron el juego a ellos y a expertos en salud mental. Incluso muchos de los escenarios que vemos son sacados de los sueños de los pacientes que presentan episodios traumáticos similares.

A su vez, el juego nos introduce a través de los mitos nórdicos, la poesía escandinava y las sagas vikingas. Nos enfrentaremos a figuras mitológicas como el gigante de fuego Surt, líder de los gigantes de fuego en el sur. Cuando dé comienzo el Ragnarök, sus hordas se apresurarán hacia el norte para derrotar a los dioses.

También se nos narra uno de los mitos más bonitos que cuenta la mitología nórdica: la muerte del dios Balder. Segundo hijo del dios Odín, el más destacado y admirado de los dioses, quien era atormentado por sus pesadillas durante la noche. Durante el pasaje se nos muestra la belleza del poema nórdico por medio de puzzles y espejos, reflejos del mito nórdico.

La muerte de Balder.

Efectivamente Dillion fue sacrificado en honor a la diosa Hela, reina del inframundo nórdico o Hellheim, con quien Senua quiere rendir cuentas. El lenguaje y la señal que profieren los dioses a los hombres se sostienen por medio de las runas que compusieron el alfabeto nórdico. Se cuenta que Odín, padre de los dioses, sacrificó un ojo para poder conocer la sabiduría que en ellas se albergaba y por eso vemos al Dios representado con un parche en el ojo. Estas runas estarían presentes en el juego por medio de las distintas formas geométricas que componen las estructuras naturales, guiando y protegiendo a Senua y albergando a su vez enseñanzas morales o significados de protección frente a la adversidad.

Hellblade relata un viaje de aceptación de la mortalidad humana, así como de la propia batalla interior que se ve narrada en Senua, donde no se distingue la realidad de la ficción. La lucha con Hela, diosa de la muerte, revela el absurdo de luchar contra ella. Pero también relata el sacrificio que hace y ofrece la protagonista a la diosa reina de Hellheim. Un sacrificio llevado al extremo aquel que la mitología cristiana relata con Isaac y Abraham que hace superar la aceptación de la condición humana.




  • 9
  •  
  •  
  • 1
Texto de Adolfo M. Rodríguez | © laCiclotimia.com | 4 octubre, 2020
  • 9
  •  
  •  
  • 1



Texto de Adolfo M. Rodríguez
© laCiclotimia.com | 4 octubre, 2020

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?