La Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas ya ha liberado las nominaciones para la 93ª edición de los Premios Óscar. Sin grandes sorpresas, sí llaman la atención algunas ausencias entre los aspirantes a la codiciada estatuilla.

| NOMINADAS A MEJOR PELÍCULA

Con cuerpo transgresor y alma de comedia negra, el debut tras las cámaras de la británica Emerald Fennell condena la cultura del silencio en un espectáculo fílmico que, colorista y festivo, representa un mundo lleno de luces y sombras morales.

El dream team de productores Shaka King, Charles King y Ryan Coogler reconstruye los últimos años de la vida de Fred Hampton, una figura fascinante que la historia americana a menudo olvida, pero a la que le debe mucho más de lo que se suele contar.

Los años sesenta dieron para muchas historias, pero pocas se han contado con tanta precisión, maestría, entretenimiento y justicia como este nuevo hito del cine de abogados. Las actas y transcripciones del juicio fueron como darle Red Bull a Aaron Sorkin.

La apuesta realista de Florian Zeller, mediante escenas cotidianas y sencillas, crea un mosaico emocional tragicómico de gran belleza en el que nada es lo que parece, y solo queda la disección de la responsabilidad hacia nuestros seres queridos.

Riz Ahmed conmueve en la piel de un baterista post punk que pierde el oído súbitamente. Este perfecto engranaje de guion desestigmatiza la sordera y aborda mil capas de una psique que depende del ruido, el amor y la hiperactividad para huir de sí misma.

Bajo la mirada detallista de Chloé Zhao, el filme explora con reposo la realidad de los nómadas del siglo XXI, esos que lo perdieron todo y se dispersaron para encontrarse de nuevo. Ofrece dolor y alegría sin perder de vista la sencillez de los grandes.

De discurso amable y unas interpretaciones de altura, la película de Lee Isaac Chung cautiva por su sencillez y narración limpia. Su exploración del acto migrante desde una óptica emocional e íntima la convierten en una obra de gran honestidad.

Mank, protagonizada por el carismático Gary Oldman, se une a la larga lista de ambiciones personales de David Fincher, un director que nunca ha dejado de ser fiel a sí mismo.

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?