Vernon Subutex
| El grito agónico de una generación

Francia, 2020 | Dirección: Cathy Verney | Título original: Vernon Subutex | Género: Serie de TV, Drama | Productora: Canal+, Tetra Media Fiction | Guion: Benjamin Dupas, Cathy Verney (Libro: Virginie Despentes) | Edición: Lilian Corbeille, Camille Toubkis | Música: Alexandre Lier, Sylvain Ohrel, Nicolas Weil | Reparto: Romain Duris, Céline Sallette, Juana Acosta, Laurent Lucas, Athaya Mokonzi, Philippe Rebbot, Flora Fischbach, Florence Thomassin, Emilie Gavois-Kahn | Atlàntida Film Fest: Sección Generación (2020) | | Disponible en:  Filmin  

Francia, 2020 | Dirección: Cathy Verney | Título original: Vernon Subutex | Género: Serie de TV, Drama | Productora: Canal+, Tetra Media Fiction | Guion: Benjamin Dupas, Cathy Verney (Libro: Virginie Despentes) | Edición: Lilian Corbeille, Camille Toubkis | Música: Alexandre Lier, Sylvain Ohrel, Nicolas Weil | Reparto: Romain Duris, Céline Sallette, Juana Acosta, Laurent Lucas, Athaya Mokonzi, Philippe Rebbot, Flora Fischbach, Florence Thomassin, Emilie Gavois-Kahn | Atlàntida Film Fest: Sección Generación (2020) |

La directora Cathy Verney teje la adaptación de la trilogía homónima y bestseller de la escritora Virginie Despentes. Protagonizada por Romain Duris, la serie se ha estrenado en Filmin tras ser un exitazo en Francia.

Tu mundo se va a la mierda. Estás llegando a los cincuenta y la cita «todo tiempo pasado fue mejor» forma parte de tu modus vivendi. Incluso tú mismo te has convertido en una vieja gloria. El típico recuerdo que todo el mundo conoce, pero que a nadie le interesa ya. Te paseas entre la decadencia y el patetismo, convirtiéndote en una sanguijuela que desfila entre rayas de coca, música rock e individuos que acaban intentando deshacerse de ti a toda costa. 

Vernon Subutex parte de esta base, señores. Y no hablamos de la serie (que también) sino del personaje, del protagonista de la misma. Sí, una vieja gloria convertida en un buscavidas (o más bien rebuscando su propia vida) sumido en la mierda más profunda. Él quiere salir de ese pozo, por supuesto, pero sus acciones y decisiones lo llevan una y otra vez por los mismos derroteros y lo hunden aún más. En los capítulos vamos viendo como este antojo de Bojack Horseman francés la caga repetidamente, abocándose a una especie de psicosis y catatonia que podría ser el reflejo, el estado y el último grito de auxilio de toda la Generación X. Pero antes de entrar en detalles, hablemos de la serie, ¿no? 

Vernon Subutex, un latigazo directo y veloz para el espectador

Virginie Despentes, autora de la trilogía literaria de Vernon Subutex.

Vernon Subutex (2019) consta de 9 episodios, dirigidos por Cathy Verney y protagonizados por Romain Duris, quien da vida a Vernon. El resultado es la adaptación de la trilogía homónima de la escritora francesa Virginie Despentes, autora de Fóllame (1998) y Teoría King Kong (2006), entre otros. Cabe mencionar que en esta crítica no abordaremos la serie como adaptación, sino como obra en sí misma.

La serie de Verney se ha estrenado en la plataforma Filmin para el público español, siendo todo un éxito. No obstante, también lo fue en su país de origen, Francia, y no es para menos. La verdad es que la historia en sí no es nada que no hayamos visto en otras ficciones, pero la directora francesa ha sabido hilar el relato con muy buen gusto y muy buen ritmo. El resultado es una ficción ligera, drirecta, cruda y con gancho, cuyos capítulos no se hacen nada lentos para el espectador. Esto también viene favorecido por su formato: 9 capítulos de unos 35 minutos. Es la típica serie que puedes ver en un solo día y quedarte satisfecho. Su mayor pega es el final: podría ser mucho más redondo y directo, como lo es toda la serie en sí misma, pero Verney decidió tirar por senderos más metafóricos y nostálgicos reuniendo a todos los personajes y haciéndolos interaccionar poéticamente. Igual a muchos les parece una manera entrañable y bonita de poner fin a la serie, pero aquí echamos en falta la garra que sí aparecía en otros capítulos.

Sea como sea, todo esto sirve para orquestar los temas que se tratan en ella. Cada uno de ellos resulta interesante por su actualidad (feminismo, identidad de género…) y profundidad, pero también por la manera en la que son abordados. Si bien es cierto que este punto se lo debemos atribuir y agradecer a Virginie Despentes, podemos afirmar que Cathy Verney ha hecho un buen trabajo de elección, trayéndolos a colación en su serie. No es para nada gratuito que haya dado tanta importancia a los elementos de los que hablaremos a continuación. Si así los ha dispuesto es porque sabía que nos interesaría. 

Anaïs, interpretada por Flora Fischbach y La Hyène, interpretada por Céline Sallette.

Los rastrojos de la Generación X

En primer lugar, Vernon Subutex nos muestra la agonía de quienes fueron adolescentes a finales de los ochenta e inicios de los noventa. Es decir, quienes constituyeron la famosa Generación X, apadrinada por figuras como Kurt Cobain. Esta ya había sido retratada en películas como Reality bites (Bocados de realidad) (Ben Stiller, 1994) o SubUrbia (Richard Linklater, 1996), pero en Vernon Subutex la perspectiva es distinta: ahora solo hablan los que sobrevivieron a la movida, a las drogas y a los excesos. Quienes no tuvieron otra opción que sucumbir a todo lo que rechazaban y criticaban, a los modelos paternos, amén del capitalismo y del relato de la «familia feliz». Quienes han acabado siendo, efectiva y exactamente, lo que no querían ser. 

Vernon Subutex es una ficción ligera, directa, cruda y con gancho, cuyos capítulos no se hacen nada lentos para el espectador. Es la típica serie que puedes ver en un solo día y quedarte satisfecho.

No obstante, el protagonista vive de otra manera. Intenta ser un outsider, el náufrago que sobrevivió al fin de una generación, pero que ha podido ser fiel a sí mismo. O eso cree él. Vernon Subutex es un hombre de casi cincuenta años, deprimido y hastiado, que dirigió el cotarro en su momento y que ahora no es más que una sanguijuela desahuciada, a la deriva y envejecida. Él es uno de los pocos que no ha sucumbido a las fauces de ese viejo relato que toda la troupe rechazaba en su juventud, pero también es el que peor acaba de todos ellos. En los recuerdos que vemos en la serie, muchos de esos jóvenes afirmaban que él iba a ser uno de los pocos que sobreviviría y tenían razón, pero ¿a qué precio? 

Si hay algo claro es que ninguno de los que quedan es feliz. Vernon es un buscavidas y los otros amigos que han sobrevivido son padres de familia, solterones o ricachones amargados. Ninguno de ellos está orgulloso de lo que tiene. Ante esto, surge un debate crítico hacia el discurso de la Generación X y esa integridad que gritaban a pleno pulmón sus miembros. ¿Vale la pena aferrarse a un concepto y a unos valores pese a todos los pesares y hundirse en el intento? Algo que le sucede a Vernon. ¿O es mejor repetir un relato, ser quien siempre has odiado y acabar asqueado de tu vida, dejándote arrastrar por la corriente? Que es lo que les ocurre a sus amigos, a los que también sobrevivieron. Imaginamos que solo ellos conocen la respuesta, pero la serie permite que cada espectador saque sus propias conclusiones y eso es fantástico.

Harvey Weinstein y Jeffrey Epstein podrían aparecer en Vernon Subutex

Imagen de la tienda Revolver de Vernon Subutex en la serie.

Vernon Subutex podríamos decir que es el protagonista de la historia, aunque su rol más bien sería el de maestro de ceremonias. Los personajes que van apareciendo en la trama se bifurcan a través de su figura y de sus líos. Por un lado, están quienes convivieron con él y formaron parte de su universo cuando su tienda de discos Revolver estaba en la cresta de la ola. El local era el epicentro de la movida musical parisina en los 90 y la cuna donde muchos artistas vieron despegar su carrera. Uno de ellos fue, precisamente, Alex Bleach, el cantante y uno de los mejores amigos de Subutex. Este juega el rol de una especie de infante terrible y Don Juan, cuya carrera vemos cómo empieza a tambalearse ya en el primer episodio y con cuyo suicidio se inicia la caída en picado de Vernon

De hecho, la muerte de Alex Bleach plantea el otro debate de la serie: cómo los poderosos e influyentes llevan a cabo actos que pueden ser considerados deleznables y despiadados sin ningún tipo de miramiento y repercusión. Sin entrar en spoilers, diremos que la figura del productor cinematográfico Laurent Dopalet y de La Hyène serán claves en ello. Por cierto, cabe destacar el rol de esta última: una «arruina carreras a sueldo» que se dedica a recopilar datos turbios y ocultos de personajes públicos. Sus clientes (en este caso Dopalet) cogen estos datos y los usan a su favor, chantajeando a los investigados. Algo así como un phishing en carne y hueso.

Siguiendo este hilo, pensamos en casos como el de Harvey Weinstein o el de Jeffrey Epstein y en cómo mostraron ya no lo retorcido que puede llegar a ser el ser humano, sino lo que puede llegar a ocultarse a golpe de talonario, apariencias y negocio. La muerte de Bleach y del personaje de Vodka Satana, una actriz porno y exnovia de Bleach, son dos claros ejemplos que da la serie sobre este asunto. Además, vemos cómo los personajes que convivieron con los fallecidos hacen caso omiso a las evidencias y perpetúan el entramado criminal de los poderosos. 

La música, la segunda protagonista de Vernon Subutex

Romain Duris como Vernon Subutex de joven.

La música es sin duda la segunda protagonista de la serie. Cathy Verney la utiliza para enriquecer el retrato de la Generación X y reivindicar éxitos de la música francesa, como el famoso Ne me quitte pas de Jacques Brel. Otras bandas que aparecen en la banda sonora son Poni Hoax, Cigarettes After Sex, The Ramones, Janis Joplin, Sonic Youth o The Jesus and Mary Chain

La directora también utiliza la música para enfatizar los estados anímicos y las emociones por las que va navegando Vernon Subutex, quien siempre va escuchando canciones con su iPad. Sin dejar de lado el papel clave que tuvo este personaje en la movida musical parisina de la ficción. Como ya hemos comentado, su tienda de discos fue el punto de encuentro de los músicos de la época. Asimismo, la tienda pereció por la digitalización de la música y el cambio de formatos en la industria. Este suceso vuelve a hacer evidente el halo de nostalgia en el que vive Vernon Subutex, pues siempre que reaparece el negocio en escena es para recordar esos bonitos momentos que vivió en él y que ya nunca volverán. 

La música también se hace presente en el reparto de la serie. La cantante francesa Fischbach aparece en la serie e interpreta a Anaïs, una de las trabajadoras de la empresa de Dopalet, igual que la artista Calypso Valois, quien encarna a una periodista que quiere hacer la biografía de Alex Bleach

La orientación sexual abordada de una forma natural y respetuosa

Otra particularidad de esta serie es su tratamiento del colectivo LGTBQ+. Los personajes que podríamos encajar en esta categoría son tratados de forma muy respetuosa y particular. Estamos acostumbrados a que los roles homosexuales destaquen de forma excesiva en las series o en las películas, es decir, que su orientación sexual sea su rasgo distintivo por excelencia, mucho más que su propio carácter, su vida o sus actos. Sin embargo, esto en Vernon Subutex no sucede. La orientación sexual o la identidad de género son rasgos que forman parte de los personajes, pero no es lo único que los define. En otras palabras, la serie trae el colectivo a la ficción con respeto, de forma natural y sin histrionismos, sin caer en clichés. Esto ayuda a normalizarlo y a visibilizarlo.

En definitiva, ¿queréis ver una serie directa, ligera, fresca y con garra? No busquéis más, Vernon Subutex debe ser vuestra primera opción. Id a Filmin para comprobarlo por vosotros mismos.


Artículo perteneciente a la serie: EN FEMENINO   



  • 85
  •  
  •  
  • 1
Texto de Maria Gateu | © laCiclotimia.com | 20 octubre, 2020
  • 85
  •  
  •  
  • 1



Texto de Maria Gateu
© laCiclotimia.com | 20 octubre, 2020

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?