Fire on the Plain
| Una hoguera para nosotros

Un drama con fondo thriller que conjuga una estética de excelsa poesía urbana con una narración no siempre compensada. El debutante Zhang Ji orquesta un filme que mejor funciona cuanto más atmosférico se vuelve y menos exactos los hechos que relata.

De la escuela de Diao Yinan, cineasta detrás de obras como El lago del ganso salvaje (2019) o Black Coal (2014), que aquí ejerce funciones de productor ejecutivo y mentor, llega esta Fire on the Plain, del debutante Zhang Ji, que con desigual resultado, pero a la que no se le puede negar una belleza extraña e hipnotizante, casi proverbial del neo-noir chino, supone un viaje a través del tiempo con parada —o quizá sería más correcto hablar de trasfondo— en el thriller, pero que a pesar de todo es más un drama que habla del amor y de las oportunidades perdidas, todo ello bajo el contexto de un país cuya realidad social no es para nada la occidental. Siguiendo esta línea, es fácil que Fire on the Plain sea considerada lo que no es, y que por una mala gestión de las expectativas se vea la experiencia de visionado seriamente perjudicada: aunque el contexto es claro —varios taxistas son asesinados y la policía no encuentra al culpable—, el verdadero corazón de la película de Zhang Ji tiene más que ver con lo interior, la necesidad de fuga de un mundo violento que se queda pequeño o la representación de la crueldad social y la desatención comunitaria hacia unos colectivos permanentemente criminalizados o, como poco, descuidados.

Una película que convence cuando menos se entra en el engranaje literal y más en el momento en el que uno desconecta de lo principal y se queda con los juegos de miradas y las hogueras que arden en llanuras.

Liu Haoran y Zhou Dongyu protagonizan Fire on the Plain.

Protagonizan Zhou Dongyu y Liu Haoran, aunque es la primera la que, sin ninguna duda, roba la función. Ya habíamos hablado en esta santa casa alguna vez de esta magnífica intérprete, a colación del titánico trabajo que llevó a cabo en Better Days (Derek Tsang, 2019), aunque se hizo mundialmente conocida por protagonizar esa joya de 2010 llamada Amor bajo el espino blanco (Zhang Yimou): en Fire on the Plain lleva el peso dramático sobre sus hombros, soportando sobre sí los momentos de mayor belleza plástica que ofrece la película —la preciosa escena final—. Como decíamos más arriba, es la cualidad de obra poética, alejada de la ejecución de thriller y de unos hechos narrados de manera convencional, la que puede hacer que la pieza adquiera otro peso del que se percibe a primera vista, del mismo modo que es esta misma condición prosaica y llana la que la ata a una extraña certidumbre de que es un filme incapaz de trascender más allá de lo estético. Existe cierta descompensación entre lo visto y lo narrado a nivel subtextual, como si la pretensión de Zhang Ji fuera alcanzar algo más, algo más profundo o intangible. Claro, esta Fire on the Plain sí llega a tocar determinadas teclas simbólicas de incontestable poder metafórico —las hogueras como símbolo de la unión ardiente, o como impulso irrefrenable de destrucción, ambos válidos, están ahí y son innegables, solo por tirar de un ejemplo más o menos bien estructurado—, y con eso es fácil quedarse si se siente simpatía por su realismo crudo y urbano, por su lírica pesimista o por su naturalismo sombrío. Una película, a fin de cuentas, que convence cuando menos se entra en el engranaje literal, y más en el momento en el que uno desconecta de lo principal y se queda con los juegos de miradas y las hogueras que arden en llanuras.


Artículo perteneciente a la serie: CINE ASIÁTICO    SAN SEBASTIÁN 2021   



  •  
  •  
  • 2
  •  
Texto de David García Miño | © laCiclotimia.com | 22 septiembre, 2021
  •  
  •  
  • 2
  •  



Texto de David García Miño
© laCiclotimia.com | 22 septiembre, 2021

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?