Cats
| Una boda con gente en mallas

Reino Unido, 2019 | Dirección: Tom Hooper | Título original: Cats | Género: Musical, Drama | Productora: Universal Pictures, Working Title Films, Amblin Entertainment, Monumental Pictures | Guion: Lee Hall, Tom Hooper, T.S. Elliot (Musical: Andrew Lloyd Webber) | Fotografía: Christopher Ross | Edición: Melanie Ann Oliver | Música: Andrew Lloyd Webber | Reparto: Francesca Hayward, Jennifer Hudson, Judi Dench, Taylor Swift, Ian McKellen, James Corden, Idris Elba, Jason Derulo, Laurie Davidson, Rebel Wilson, Robert Fairchild | Duración: 110 minutos | | Comprar Blu-ray | Comprar DVD

Reino Unido, 2019 | Dirección: Tom Hooper | Título original: Cats | Género: Musical, Drama | Productora: Universal Pictures, Working Title Films, Amblin Entertainment, Monumental Pictures | Guion: Lee Hall, Tom Hooper, T.S. Elliot (Musical: Andrew Lloyd Webber) | Fotografía: Christopher Ross | Edición: Melanie Ann Oliver | Música: Andrew Lloyd Webber | Reparto: Francesca Hayward, Jennifer Hudson, Judi Dench, Taylor Swift, Ian McKellen, James Corden, Idris Elba, Jason Derulo, Laurie Davidson, Rebel Wilson, Robert Fairchild | Duración: 110 minutos | | Comprar Blu-ray | Comprar DVD

En una tribu de gatos que viven en las calles de Londres, una noche al año se elige a uno de ellos para que vuelva a renacer y cumplir sus sueños. Una película digna de esta sociedad en donde lo «cringe» está de moda.

El día pasado, mientras escuchaba el podcast Hotel Jorge Juan de Javier Aznar para Vanity Fair, se me quedó grabada una frase que comentó su entrevistada, Carlota Garrido, sobre el cine de Christopher Nolan —sin poder ser más apropiado en el momento en el que nos encontramos—: «una película de Nolan es un poco como ir a un banquete de boda, que es que sales como harto, como lleno». Es un buen símil, que aunque nada tiene que ver la película de la que vamos hablar hoy con el cine de Nolan —y menos mal—, sí que se podría percibir como una boda, una boda en el que todo el mundo se alegra de conocerse y quiere hacérselo saber a los demás invitados —con canción de presentación incluida—. Una boda en la que, aunque la gente haya hecho los mayores esfuerzos para ponerse elegantes con sus mejores galas, sabes en tu interior que a veces menos es más. Una boda en la que tus tíos de más de 60 —o lo que puede ser peor, tus propios padres— empiezan a darlo todo en la pista de baile cual fiesta del Imserso en Benidorm, y a ti te entran escalofríos por todo el cuerpo porque lo que estás viendo no es del todo agradable para la vista. Un festín donde el cutrerío y el exceso se mezclan para traernos un espectáculo de los horrores que además los novios —en este caso, probablemente Tom Hooper— se empeñan en grabar en vídeo para tener el recuerdo de lo que fue, según ellos, el día más feliz de sus vidas —hay que joderse—. Todo eso y mucho más es Cats (Tom Hooper, 2019).

Cats retrata a gatos con forma humana que bailan y cantan por las oscuras calles de Londres.

Resulta difícil hablar sobre lo que va Cats, porque a medida que vas viéndola, te das cuenta de que no va sobre absolutamente nada. Se supone que cuenta la historia de una comunidad —llámalo tribu, si prefieres— de gatos llamada Jellicles, que durante una noche al año toman la decisión de cuál de ellos renacerá a una nueva vida. Una decisión que es tomada por la anciana Deuteronomy, un gato con una especie de abrigo de visón —no te preguntes la lógica de nada, porque no la hay— interpretada por una legendaria Judi Dench, a través de lo que sería una especie de concurso de la canción al más puro estilo Operación Triunfo. Adaptación del popular musical de Andrew Lloyd Webber, la película se desarrolla como un primer acto larguísimo en el que nos presentan tropecientos personajes con sus respectivas canciones que no aportan nada a la trama —ni siquiera las canciones tienen nada memorable— para llegar al momento del «conflicto», que acaba resolviéndose en dos minutos. Todo es ridículo, su narración es paupérrima, y en este caso, ni la disculpa de «ser un musical» la sustenta como excusa de semejante cuadro.

Cats es el claro ejemplo del momento de decadencia que está sufriendo Hollywood en la actualidad. No hay ideas ni visuales ni narrativas. No hay ingenio ni ganas de mostrarnos algo original y excitante.

Judi Dench como la anciana Deuteronomy.

«Esta extravagantemente vulgar interpretación de Tom Hooper parece destinada a convertirse en uno de esos bochornos que surgen muy de vez en cuando» —escrito por Peter Debruge del portal Variety— o «una calamidad adornada con lentejuelas» —por Tim Robey de The Telegraph— son solo algunas de la lindezas que se dijeron sobre la película tras su primer pase de prensa. Con una puntuación de 32 en Metacritic y un 3,2 en Filmaffinity —pocas veces habrá habido semejante unanimidad entre crítica y público— se puede decir que es una de las peores películas de los últimos años. Sin embargo, también es verdad que era la crónica de una muerte anunciada. Porque, seamos sinceros, el ganador de un Óscar Tom Hooper —por el milagro que fue en su filmografía El discurso del rey (2010)— no era la elección más acertada para esta adaptación. Un director que tiende al más exagerado artificio en todas sus películas no hace más que aportar mayor ostentación a una obra que ya está de por sí inundada en purpurina. Ejemplos de ello son la terrorífica La chica danesa (2015), en el que a Eddie Redmayne le basta una bochornosa escena de baile con un vestido para darse cuenta que desea ser mujer —tras 20 minutos de película sin darnos ninguna señal—, o como es el caso de Los miserables (2012), otra adaptación de un musical en el que los planos ideados por el propio Hooper te dejan claro que todo lo que ahí estás viendo es puro postín. Un director sin ideas ingeniosas y que usa la tecnología CGI como un niño pequeño con un juguete nuevo —que nadie le dijese que lo de diseñar los gatos como si fuesen gente en mallas era una mala idea es de juzgado de guardia—, que hace de Cats un espectáculo de body horror que ni el viejo Cronenberg. Un show lleno de momentos incómodos que te hacen sentir que estás viendo actuaciones de un club de alterne más que una película de Hollywood.

La presencia de Idris Elba en la película es, cuando menos, espeluznante.

En todo esto tampoco ayuda un casting que está más destinado a tener cierto éxito comercial que a conseguir un buen resultado. Cantantes que no son actores —entre ellos Jason Derulo o la mismísima Taylor Swift, que se convirtió en el mayor reclamo de la película a pesar de que no aparezca más de cinco minutos— y actores cuyo talento brilla por su ausencia —James Corden sin ningún tipo de control y Rebel Wilson haciendo los mismos chistes que en sus últimas diez películas, con escena comiéndose cucarachas con forma humana incluida—. El guion tampoco está por la labor de ir a favor de la película ni contarte la historia, más centrada en hacer chistecitos que más allá de resultar graciosos producen sonrojo. Las viejas glorias Judi Dench e Ian McKellen son los únicos que intentan conseguir que entres emocionalmente en la película, labor imposible por otra parte, haciendo que desees con todas tus fuerzas que el cheque que les hayan pagado merezca el mal rato que les han hecho pasar. Porque de Idris Elba, en el papel de Macavity, mejor no hablar: probablemente uno de los villanos más ridículos de la historia del cine, es imposible que nadie le tome en serio después de esto.

Y después de soltar todos estos improperios, os preguntareis, ¿y por qué una estrella? Pues porque es el claro ejemplo del momento de decadencia que está sufriendo Hollywood en la actualidad. No hay ideas ni visuales ni narrativas. No hay ingenio ni ganas de mostrarnos algo original y excitante. Hace unos días un buen amigo me comentaba «la verdad es que mola ver películas malas… solo por criticarlas en directo». Pero Cats es tan mala tan mala, que no sirve ni como placer culpable.

Fuentes: 1, 2, 3




  • 25
  •  
  •  
  • 1
Texto de Mikel Viles | © laCiclotimia.com | 3 septiembre, 2020
  • 25
  •  
  •  
  • 1



Texto de Mikel Viles
© laCiclotimia.com | 3 septiembre, 2020

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?