Candilejas
| Calvero, maestro de payasos

Estados Unidos, 1952 | Dirección: Charles Chaplin | Título original: Limelight | Género: Drama, Romance | Productora: United Artists | Guion: Charles Chaplin | Fotografía: Karl Struss | Edición: Joe Inge | Música: Charles Chaplin | Reparto: Charles Chaplin, Claire Bloom, Nigel Bruce, Sydney Chaplin, Norman Lloyd, Buster Keaton, Melissa Hayden, Geraldine Chaplin | Duración: 145 minutos | Premios Óscar: Mejor banda sonora (1972) | | Disponible en:  Filmin  Amazon Prime Video   | Comprar Blu-ray | Comprar DVD

Estados Unidos, 1952 | Dirección: Charles Chaplin | Título original: Limelight | Género: Drama, Romance | Productora: United Artists | Guion: Charles Chaplin | Fotografía: Karl Struss | Edición: Joe Inge | Música: Charles Chaplin | Reparto: Charles Chaplin, Claire Bloom, Nigel Bruce, Sydney Chaplin, Norman Lloyd, Buster Keaton, Melissa Hayden, Geraldine Chaplin | Duración: 145 minutos | Premios Óscar: Mejor banda sonora (1972) | | Comprar Blu-ray | Comprar DVD

En la doble acepción de estar entre bambalinas o ver algo apagarse, Chaplin filmó esta película, que hoy podría seguir leyéndose en torno a las luces y las sombras del teatro y la danza como disciplinas particulares, y el cine como experiencia total.

Como en la lectura de los libros de Irene Vallejo, el visionado de películas como esta de Charles Chaplin supone una gozosa vuelta a los orígenes del cine, que no en balde supone tanto para los que la ven por primera vez, como para los que lo hacen de manera continua o discontinua desde su estreno en 1952, un grato descubrimiento situado a pesar de su fecha de estreno entre mediados del cine mudo —los ecos de Luces de la ciudad (1931) en el guion nos hacen identificarnos con este payaso moribundo, amaestrador de pulgas y más— y el primer sonoro.

La excusa diegética es clara: en el hotelucho donde Calvero (personaje interpretado por el propio director) malvive emborrachándose de alcohol para solo así ser más gracioso en un Londres enzarzado en la Primera Guerra Mundial, el actor encuentra a la joven Thereza (Claire Bloom, que actuaría posteriormente en producciones como la de Ricardo III en 1955, o la adaptación de Fiódor Dostoyevski, Los hermanos Karamazov en 1957, de Richard Brooks), que debutaba por aquel entonces en el cine, con un frasco de barbitúricos y el gas de la estancia encendido con ventanas y puerta cerradas; este intento de suicidio le llevará a auxiliarla y sacarla de una depresión, debido a que se ve incapaz de mover las piernas y caminar, y siendo bailarina es para ella un instrumento esencial. Se fraguará entre ellos una relación de amistad que Calvero siempre sabrá que no irá a más, pero que en ella provocará algún que otro sinsabor durante el largo metraje vital de ambos.

La película se saludó como obra maestra, a pesar de que vista hoy la censurada Monsieur Verdoux (Charles Chaplin, 1947) era para muchos cinéfilos superior, le procuró a Charles Chaplin la medalla del Círculo de Escritores Cinematográficos a la mejor película extranjera.

Se dijo durante un tiempo que la relación de Calvero con Thereza estuvo basada en la que vitalmente Chaplin mantuvo con Oona O’Neill —hija de los dramaturgos y directores escénicos responsables de A Electra le sienta bien el luto (Dudley Nichols, 1947)— después de vivir aquella con un jovencito J.D. Salinger en Nueva York.

Si por algún filme pensamos que Charles Chaplin se consideraría, independientemente de su éxito, como eterno aprendiz de payaso o amateur, es en este trabajo donde se contempla esa humildad o modestia, ya que dadas las interferencias narrativas tras las que se esconde (lo que no es más que otro disfraz) consigue cerrar un círculo prodigioso brillante, que es el broche a toda una carrera cómica sin precedentes, a pesar de la gran cantidad de cómicos que empezaron a su misma vez (de hecho, la escena en este film contenida con Buster Keaton demuestra no solo que el cine es imagen y música, sino pura vida, como trata de convencer a Thereza en una de las primeras líneas de diálogo del inicio).

Las historias que el viejo Calvero imagina a raíz del anterior trabajo de Thereza terminarán por unir el mundo de la fantasía con una realidad ficcional que será más auténtica solo por lo que acaba sucediendo.

Hay también que decir que la prodigiosa banda sonora original fue también compuesta por Chaplin, si bien contó en sus arreglos finales con el apoyo de Ray Rasch y Larry Russell. La fotografía de Karl Struss en un blanco y negro cuidado y agradabilísimo, da debida cuenta de la poesía de un guion que introduce con prestancia la necesidad de contar historias y de enamorarse de la persona adecuada según sea el momento de nuestra vida, por más contradictoria que esta sea.

Debemos aclarar igualmente que además de la fila de luces en el proscenio de un teatro, la palabra candileja sugiere desde su primera acepción en su significado la imagen de una vela derritiéndose o a punto de apagarse. Para futuros visionados, podría estar bien tener también en cuenta esta acepción.

Las historias que el viejo Calvero imagina a raíz del anterior trabajo de Thereza en una papelería donde conoce a un músico, terminarán por unir el mundo de la fantasía para que ella llegue a la felicidad, con una realidad ficcional que será más auténtica solo por lo que acaba sucediendo.




  • 86
  •  
  •  
  • 1
Texto de Daniel González Irala | © laCiclotimia.com | 28 septiembre, 2020
  • 86
  •  
  •  
  • 1



Texto de Daniel González Irala
© laCiclotimia.com | 28 septiembre, 2020

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?