| CICLO DAVID CRONENBERG

Serie de críticas y ensayos repasando la carrera del cineasta canadiense.

LOS INICIOS EN LA DÉCADA DE LOS SETENTA

LOS AÑOS OCHENTA Y LA «NUEVA CARNE»

A medio camino entre el thriller farmacéutico y la ciencia ficción de terror, Scanners nos transporta a un mundo donde telépatas sobrehumanos, corporaciones malignas y conspiraciones cibernéticas se enfrentan por el control del poder desatado de la mente.

Estrenada en Estados Unidos en octubre de 1983, la película del cineasta canadiense, con un gran Christopher Walken, es una adaptación singular de una potente y fabulosa novela del prolífico Stephen King por la que no ha pasado tan rápido el tiempo.

Cronenberg desdibuja las fronteras del sexo y la violencia y lo carnal y lo tecnológico en un viaje alucinógeno de rayos catódicos, en una de sus más agudas exploraciones de las irrealidades perversas de los medios de comunicación de masas.

La adaptación de Cronenberg del clásico de ciencia ficción de 1958 le añade un fuerte sobretono sexual y sus habituales obsesiones con la carne y la tecnología. Quizás una de sus películas más convencionales, sigue siendo un referente del género.

Jeremy Irons y Geneviève Bujold protagonizan uno de los filmes más aclamados de David Cronenberg, Inseparables. Analizamos algunos de sus puntos más importantes junto con el origen real de la trama.

LA DÉCADA DE LOS NOVENTA

Cronenberg ficcionaliza la vida del famoso autor americano en una de sus películas más oníricas y enigmáticas, en la que un formidable Peter Weller se enfrenta —o provoca— a la invasión de nuestro mundo por parte de todo tipo de alucinaciones.

A través del romance de un diplomático francés y un intérprete de la ópera de Pekín, Cronenberg formula una extraordinaria reflexión en torno al amor, el colonialismo y la ficción que, si bien es de sus obras menos conocidas, es de las más logradas.

La película del cineasta canadiense aborda los fetichismos y la sexualidad de una forma visceral, donde la pulsión de muerte está muy presente. James Spader y Holly Hunter protagonizan un filme tan incómodo como atractivo y tentador.

A través de una puesta en escena descontextualizada y fría, Cronenberg nos obliga a afrontar una doble prueba: la del control del videojuego junto a los jugadores, y la de la propia narración de la película, donde nada es evidente hasta su conclusión.

LA MADUREZ DE CRONENBERG

Ralph Fiennes protagoniza este retorcido relato sobre la sexualidad, el trauma y la infancia, en el que David Cronenberg logra con gran habilidad presentarnos un inquietante misterio que sin embargo pierde el rumbo en más de una ocasión.

A través de una radiografía de la violencia en todas sus formas, el director de culto canadiense nos ofrece una afilada deconstrucción de la sociedad moderna.

La mafia rusa de la trata es un marco ideal para que Cronenberg explore más violencias y la psique del honor y la familia. Las aristas de un yo mutante, o el verdadero, emergen de las marcas en otro tipo de nueva carne.

En una de sus obras más completas, David Cronenberg explora los instintos más primarios del ser humano valiéndose de la historia que mantuvo unidos a Carl Jung, Sigmund Freud y Sabina Spielrein. De impecable discurso, representa su madurez más depurada.

En el año 2012, y con opiniones críticas muy diversas a favor y en contra, David Cronenberg entregó esta alucinada versión de los secretos de Wall Street, escrita en 2003 por Don DeLillo y protagonizada por el carismático Robert Pattinson.

El cineasta canadiense ofrece en este filme una interesante reflexión sobre los límites de la decencia, la realidad alternativa en la que viven las estrellas de Hollywood, y cómo la frivolidad y la ignorancia pueden llevar a la locura más extrema.

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?