Balada de pájaros cantores y serpientes, de Suzanne Collins
| Que comiencen los Juegos del Hambre (otra vez)

Autor: Suzanne Collins | Título: Balada de pájaros cantores y serpientes | Título original: The Ballad of Songbirds and Snakes | Género: Ciencia ficción | Idioma original: Inglés | Traducción: Pilar Ramírez Tello, Manuel de los Reyes García Campos | 592 páginas | Primera edición: 03/06/2020 | Editorial: Molino | ISBN: 9788427220287 | | Comprar Libro | Comprar eBook

Tras el indiscutible éxito cosechado con la saga de «Los juegos del hambre», Suzanne Collins la recupera en forma de precuela y nos pone en la piel del antagonista principal de la trilogía original, el presidente Coriolanus Snow.

En los últimos años, la gran pantalla se ha abonado a la nostalgia. Nuestras salas de cines están plagadas de remakes, reboots y demás anglicismos que intentan reinventar éxitos del pasado con mayor o menor suerte. El papel, sin embargo, tiene algo más complicado replicar esta tendencia, por lo que muchas veces se recurre a expandir una saga, indagando en aspectos inexplorados en volúmenes anteriores. Esta corriente, ya explorada por autores de la talla de Tolkien o Asimov, se vale de precuelas, secuelas y spin-off para crear realidades más creíbles, con su cultura y tradiciones particulares.

Diez años después de Sinsajo (2010), en lo que parecía el punto final a Los juegos del hambre, Collins demuestra que ha tomado apuntes de construcción de lore; quizá no de los autores arriba mencionados, pero sí de otros más contemporáneos como J.K. Rowling o George R.R. Martin. En esta ocasión la estadounidense vuelve a Panem para narrar la juventud del imperturbable villano caracterizado por Donald Sutherland en la versión cinematográfica de la saga, Coriolanus Snow. Dividido en tres apartados, el libro trata de aclarar las motivaciones del futuro tirano y cómo estas florecen en su mente joven y llena de buenas intenciones.

En esta nueva visita al postapocalíptico Panem, Collins trata de resolver grandes interrogantes de su obra. Los juegos del hambre, el mortal evento en torno al que gira la saga, hacen una nueva aparición en la precuela, esta vez, sin embargo, la ocasión es aprovechada para explicar no tanto el motivo de los Juegos sino su carácter festivo y ambiente de celebración. Los recuerdos de Coriolanus, a veces difusos dada su corta edad, sirven como pretexto para explicar los orígenes de los Juegos, y a lo largo de la historia vemos cómo pasan de un mero castigo a la población a un fenómeno de masas. Como pudimos saber anteriormente, el país está dividido en trece distritos, cada uno con una industria diferente para abastecer a Panem, y es aquí donde encontramos la gran ocasión perdida, la tan reclamada por los lectores. En lugar de hablarnos de ellos, sus gentes y sus costumbres, la escritora solo nos permite ver el Capitolio (donde se celebran los Juegos) y el duodécimo distrito, ambos presentes en las aventuras de Katniss Everdeen. Es decir, regresamos a los mismos escenarios en vez de conocer territorios de los que solo hemos oído hablar.

Esta vez Suzanne Collins no busca que los lectores se identifiquen con el personaje central de la historia empleando la primera persona, sino que ubica un foco sobre Coriolanus y nos muestra sus sentimientos y sus miedos.

El contraste en la intención narrativa de Balada de pájaros cantores y serpientes respecto a la trilogía original es palpable. Collins es consciente de que el público al que encandiló con las aventuras de Katniss Everdeen ha crecido e intenta ofrecerles un producto más adulto, algo evidente al ver la elección de una narración en tercera persona. Esta vez no busca que los lectores se identifiquen con el personaje central de la historia empleando la primera persona; ubica un foco sobre Coriolanus y nos muestra sus sentimientos y sus miedos. Quiere que veamos la caída en desgracia de su escala de valores al detalle, pero parece que en este empeño la autora se olvida de dar forma al resto de personajes de la novela. Con contadas excepciones, todas ellas necesarias para la evolución psicológica del protagonista, la mayoría no pasan de ser un nombre fácilmente olvidable adornado con un par de anécdotas.

Balada de pájaros cantores y serpientes tiene un problema: la sombra de la trilogía original es demasiado alargada. El cambio de enfoque de Collins es fresco, y es de agradecer en estos tiempos de reciclaje narrativo, pero el listón autoimpuesto por el éxito de su obra previa queda muy alto. A pesar de todo, es una lectura agradable y debería ser obligatoria para los fans de la americana.



  • 14
  •  
  •  
  • 1
Texto de Mikel García | © laCiclotimia.com | 10 agosto, 2020
  • 14
  •  
  •  
  • 1



Texto de Mikel García
© laCiclotimia.com | 10 agosto, 2020

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?