Redactor

Historiador del arte, crítico cultural y corrector de textos; cree en la obra literaria y visual como única prueba de su calidad, el resto es publicidad, vanidad, entelequia.

La película de animación capitaneada por Tomm Moore y Ross Stewart deslumbra con sus instantáneas pobladas de belleza natural, y advierte sobre los peligros de la superstición y la desconexión del ser humano con sus semejantes y su entorno.

La apuesta realista de Florian Zeller, mediante escenas cotidianas y sencillas, crea un mosaico emocional tragicómico de gran belleza en el que nada es lo que parece, y solo queda la disección de la responsabilidad hacia nuestros seres queridos.

A través de una puesta en escena descontextualizada y fría, Cronenberg nos obliga a afrontar una doble prueba: la del control del videojuego junto a los jugadores, y la de la propia narración de la película, donde nada es evidente hasta su conclusión.

En las historias del escritor ruso la condición humana queda expuesta en la eterna lucha entre el determinismo y los anhelos de independencia, lo que crea unos retratos llenos de emociones y consciencia, y una denuncia social que todavía nos afecta.

La fácil mercantilización del cuerpo, y la conquista progresiva de la personalidad, encuentran en esta serie anglosajona un terreno fértil para hacer un retrato social de nuestros tiempos, a veces exagerado, absurdo o dramático, pero no muy cómico.

Sin pasado ni futuro, los personajes de Leone afrontan su nihilismo y angustia vital dentro del desarrollo de la Historia, que los tritura y aboca a una epifanía tragicómica donde no hay buenos ni malos: solo una vida que esquiva cualquier aspiración.

Los marginados e incomprendidos, y las escenas violentas y sórdidas, recorren toda su filmografía. A través de esta realizó un retrato excesivo y realista, lleno de grises y silencios, de la sociedad y el uso instrumentalizado del Bien y del Mal.

Muchas veces los noviazgos son como un edificio mal apuntalado: a primera vista no se ven las grietas que han ido surgiendo, o sus fallos en el diseño inicial, pero se podría derrumbar en cualquier momento y dejar una inesperada catástrofe tras de sí.

En las bandas sonoras del maestro italiano los sonidos dialogan con los personajes, tensan y atrapan las situaciones, e introducen matices psicológicos. En realidad, cada instrumento nos guía hasta el final inevitable de la acción.

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?