Palabras, preciosas como piedras… / De Iberia el vuelo, el cielo, la pirueta, / transeúnte nocturno, disfrazado, / talento incierto, inocencia inquieta, / la grieta herida, el mar deslavazado, / tantos empeños caros, sin boleta. / Ardor, adusto, amargo, desplazado, / Máscara santa, singular, secreta. / Duerme, sueña el poeta, lo gozado, / Danza su musa rusa, la ruleta.

Haremos este recorrido por la noche —camino de destino y de sugerencia—. El nuestro será un viaje de invierno, un viaje en la noche de invierno, donde todo es esperanza, ensueño y estación de término.

Un hombre conoce a una mujer. Cautivado mientras la busca, se enamora de una segunda. El sentido de su vida determinará la elección. Son los genuinos Cuentos morales de Rohmer.

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?