Director

Escritor indómito que ve el mundo en anamórfico. Se preocupa de cosas sin importancia mientras trata de filmarlas. Le encanta sentarse en compañía de Lynch a ver pasar las horas. Ama el arte de las musas, y a veces lo practica.

Con cuerpo transgresor y alma de comedia negra, el debut tras las cámaras de la británica Emerald Fennell condena la cultura del silencio en un espectáculo fílmico que, colorista y festivo, representa un mundo lleno de luces y sombras morales.

La película de Derek Tsang retrata el escenario del acoso escolar desde una óptica globalista, y mientras se apoya en una construcción argumental tan inspirada como estimulante, conduce al espectador por un camino que sabe qué teclas tocar para conmover.

Misteriosa y fantasmal, tan sugerente como hipnotizante, la película de Alfonso Zarauza excede la narrativa convencional para situarse como una propuesta única que conjuga el mejor thriller rural con una concepción autoral de fuerte carácter alusivo.

De concepción paradójica y contradictoria en sus formas, la película del danés Thomas Vinterberg ofrece múltiples lecturas, todas ellas tan racionales como espirituales, que la elevan hasta convertirla en una parada obligatoria del cine europeo.

Bajo la mirada detallista de Chloé Zhao, el filme explora con reposo la realidad de los nómadas del siglo XXI, esos que lo perdieron todo y se dispersaron para encontrarse de nuevo. Ofrece dolor y alegría sin perder de vista la sencillez de los grandes.

De discurso amable y unas interpretaciones de altura, la película de Lee Isaac Chung cautiva por su sencillez y narración limpia. Su exploración del acto migrante desde una óptica emocional e íntima la convierten en una obra de gran honestidad.

La Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas ya ha liberado las nominaciones para la 93ª edición de los Premios Óscar. Sin grandes sorpresas, sí llaman la atención algunas ausencias entre los aspirantes a la codiciada estatuilla.

Repasamos las propuestas más estimulantes del festival de referencia del independiente americano, un cine que supone uno de los últimos bastiones de las narraciones complejas y valientes que ofrecen trascendencia y espíritu inconformista.

En su primer largometraje, la cineasta Sabrina Doyle entrega una obra profunda y equilibrada que comenta sobre la maternidad, la paternidad, la identidad y la precariedad en la América rural mientras deja notas de gran trascendencia social.

Una ciencia ficción reposada y poco ampulosa que juega con interesantes premisas para exponer ideología de clase e inquietudes socioeconómicas a la vez que un drama de personajes de gran nivel. Una película imperfecta, pero satisfactoria y muy elaborada.

La exploración de la búsqueda del perdón después de una larga vida de idas y venidas destaca en la película de Ben Epstein como elemento simbólico. De estética onírica y una interpretación principal fascinante, consigue brillar de modo intermitente.

Denis Côté ofrece una película de corte experimental y alegórico, que aunque requiera de gran implicación por parte del espectador para entrar en su juego, crece en el recuerdo y propone intensas reflexiones sobre el hombre aislado y la naturaleza.

El filme de Alexandre Rockwell destapa el mundo interior de una juventud atrapada en el seno de una sociedad disfuncional que les olvida y maltrata. Delicado, honesto y reflexivo, hace confluir un vitalismo contagioso con la atonía moral que les rodea.

Una relación de pareja que se acaba y un punto de vista parcial e inexplorado conforman un filme que da pocas concesiones e invita a la reflexión reposada mientras rehuye el melodrama y concentra su intensidad en unos personajes sinceros y honestos.

Simbólica en sus formas y poseedora de un singular magnetismo, el filme de Tim Sutton merodea alrededor de conceptos como la gentrificación o las consecuencias de la especulación inmobiliaria. Inconformista y alegórico, deja un poso peculiar y reflexivo.

Cargando

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?