Director

Escritor indómito que ve el mundo en anamórfico. Se preocupa de cosas sin importancia mientras trata de filmarlas. Le encanta sentarse en compañía de Lynch a ver pasar las horas. Ama el arte de las musas, y a veces lo practica.

Después de muchas películas, emociones y textos, es hora de hacer balance. El festival más importante del fantástico y el terror culminaba el pasado día 18 de octubre. En este listado repasamos, con mucho esfuerzo, los filmes favoritos de la redacción.

0

El filme canadiense, alegórico y preciosista, construye un mundo onírico de inmensa personalidad que trasciende lo convencional al explorar los sueños y sus implicaciones sin abandonar un enfoque cautivador y poético.

La cineasta Zoé Wittock explora las relaciones no normativas desde un prisma metafórico. Una enorme Noémie Merlant eleva una función que no se siente del todo completa por caer a veces en lo estereotípico y lo naíf.

El festival más importante del fantástico llega a su fin. Brandon Cronenberg y su «Possessor» se han alzado con el premio gordo, mientras filmes como «Relic», «La nuée (La nube)» o «La vampira de Barcelona» también han encontrado su lugar en el palmarés.

Un experimento cinematográfico que se queda a las puertas de traspasar la frontera de lo trascendente. Su apariencia siniestra y su puesta en escena incómoda y sucia se quedan atrapadas bajo el manto de la confusión.

La película argentina, que aúna política y terror con originalidad, tiene todos los ingredientes para convertirse en una obra de culto, aunque sus actuaciones irregulares y su guion confuso la frenen en su afán innovador y contestatario.

Una película poderosa tanto en su estética como en su contenido, que mantiene el nivel formal mientras comenta sobre la desconexión del ser humano con sus raíces y, en clave de terror, se vale de interesantes recursos para divertir y reflexionar.

La última película de Kike Maíllo ofrece reflexión y estética del más alto nivel mientras convence a propios y extraños sin perder en ningún momento su esencia ni su fuerte carácter autoral. Una de esas obras que crecen en el recuerdo.

Desvergonzada y contestataria, la película de Elza Kephart utiliza el humor y una premisa absolutamente marciana para comentar sobre temas como la explotación laboral infantil o la enloquecida maquinaria de la moda.

Hablamos con el equipo detrás de «The Old Ways», filme de género presentado en la sección Panorama Fantàstic del Festival de Sitges. La inspiración y el inevitable cambio que ha supuesto para todos la pandemia de la covid reinan en la conversación.

Un viaje a través del cine y las eras del tiempo, que bajo la forma de una road movie post-apocalíptica, reflexiona sobre el ser humano como agente destructor de una naturaleza que reclama lo suyo con vehemencia.

De gran ambientación y atmósfera opresora, la película indonesia ofrece un drama de terror de lo más satisfactorio, que toca la familia y la soledad desde el prisma de la magia negra mientras hechiza con sus imágenes.

Llamativo en sus primeros compases, el filme de Péter Bergendy mantiene un nivel aceptable durante la mayor parte de su metraje, pero se enreda en un tramo final en el que parece haber perdido la dirección.

La debutante Natalie Erika James se descubre como una cineasta a considerar, capaz de ofrecer con muy poco una película claustrofóbica y asfixiante que utiliza la demencia como punto de partida para edificar terror puro.

Inclasificable y absolutamente alucinada, la película sudafricana entra por los ojos como un huracán mientras se mantiene impredecible y fuera de toda convención. Un viaje tremendamente subversivo de fuertes implicaciones.

Cargando

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?