Repasamos las películas más estimulantes, carismáticas y atrevidas programadas en el festival de referencia del cine de autor, siempre con un ojo puesto en las narraciones complejas e inconformistas que convencen por su extraordinaria identidad.

Va por esas madres que se baten con uñas y dientes por sus vástagos. Biológicos, putativos o improvisados. Homenajeamos a las valientes del género, a las sufridas, a otras tan equivocadas como luchadoras. A las llamadas castradoras y a las más raras.

Sin miedo a profundizar en un estilo agresivo y flemático, la obra del argentino Matías Piñeiro se atreve a recorrer grandes interrogantes desde la interrelación de lo literal y lo abstracto. Un ejercicio de introspección cáustico y transformador.

Una película tan divertida como despreocupada que encuentra sus virtudes en su ligereza, sus maneras festivas y un tono cómico que, muy bien medido y repartido en su metraje, sabe recordar al mejor cine de acción sin hacer de menos al espectador.

Con cuerpo transgresor y alma de comedia negra, el debut tras las cámaras de la británica Emerald Fennell condena la cultura del silencio en un espectáculo fílmico que, colorista y festivo, representa un mundo lleno de luces y sombras morales.

De concepción paradójica y contradictoria en sus formas, la película del danés Thomas Vinterberg ofrece múltiples lecturas, todas ellas tan racionales como espirituales, que la elevan hasta convertirla en una parada obligatoria del cine europeo.

Valiéndose de una estética sencilla pero de gran belleza y de un guion rico en detalles y emociones, Andrew Ahn convierte la sencillez argumental de su segundo filme en la piedra angular sobre la que descansa un exquisito relato de crecimiento interior.

| EN PORTADA

A lo largo de su trayectoria, Wes Anderson ha perfeccionado un sello visual que se adentra en el duelo y la condición humana a través de colores saturados y estructuras fantásticas en las que nada es lo que parece, y siempre hay una búsqueda de afinidad.

La cineasta neozelandesa dedica su carrera cinematográfica a dar voz a las mujeres convirtiéndolas en protagonistas de todas sus historias, construyendo personajes fuertes y complejos que rompen con los estereotipos establecidos por el sistema patriarcal.

La 93ª edición de los Premios Óscar llega a su fin en una ceremonia insólita marcada por las restricciones de la covid en la que «Nomadland» se ha llevado para casa tres estatuillas colocándose como la gran triunfadora de la gala.

Nos relacionamos con nuestro entorno mediante más de los cinco sentidos que proclama la cultura general. Su falta o exceso lleva a la maquinaria biológica humana a reinventarse para seguir funcionando dando lugar, a menudo, a historias dignas de película.

En esta secuela, John Carpenter muestra su lado más político y, además de una estupenda película de acción, nos ofrece una reflexión sobre los riesgos de las ideologías llevadas al extremo y la necesidad de proteger nuestra libertad.

Un filme en el que John Carpenter se hizo eco no solo del cine de Spielberg, sino que construyó un melodrama tierno y luminoso sobre todo lo que viene de fuera de nosotros mismos, y en concreto, de lo que se realiza más allá de nuestros propios ojos.

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?