Relatos

Prólogo – Tempestad

Me encontraba perdido en medio del bosque, no encontraba nada más a mi paso que una incesante oscuridad que me absorbía. Los troncos de los árboles dibujaban ante mí una silueta grotesca que se me antojaba diabólica. Corría sin saber de que escapaba cuando una corriente helada me congelo desde las piernas hasta el alma. Caí rendido en la oscuridad que me asolaba esperando que ocurriese algo, aguantando la respiración sopesando la vida que me podía quedar. Nada ocurrió.

Personaje que nace en la década de los 80 y se preocupa, sobre todo, por las cosas que no tienen demasiada importancia. Psicólogo de formación, fotógrafo de profesión, cineasta de ambición.

Entrada anterior

Entrada siguiente

Deja un comentario