Cine Críticas

Dando un repaso a los últimos estrenos que han visto la luz por nuestras carteleras, me encuentro con una cinta que aterrizó con más pena que gloria, aunque no por ello exenta de cierto interés. Estoy hablando de la última producción de los directores de ‘Matrix’, ‘Ninja Assassin’.

James McTeigue intentó repetir en este filme la formula que tan bien le había funcionado en su brillante opera prima ‘V de Vendetta’, y no lo consiguió. Me refiero a que esta ‘Ninja Assassin’ se centra de nuevo en la venganza, un sentimiento que el protagonista, Raizo, encarnado por el famoso cantante coreano Rain, deja salir de una manera similar, aunque con diferencias en los métodos, al personaje interpretado por Hugo Weaving en su primera película, aunque no logra la maestría narrativa ni la fuerza en el recital conseguida por ésta.

La película comienza con una declaración de intenciones mostrando a los espectadores el camino que llevará la cinta. El gore disfruta de su primera intervención, demostrando que el protegido de los hermanos Wachowski quiere llevar a cabo un homenaje a las cintas del género asiáticas, solo que con un presupuesto levemente mayor. Aunque las recaudaciones en taquilla fueron bastante decepcionantes, alcanzando solo los 29 millones de dólares.

image

Sorprende ver como el guión de esta cinta, que en algunas partes se quedó en una simple excusa para justificar este despliegue de coreografías imposibles, viene firmado por J. Michael Straczynski (y también por Matthew Sand, pero al ser este su primer libreto no tengo mucho que decir acerca de el), mente creadora de cómics como ‘Midnight Nation’ o ‘Rising Stars’, de la serie de televisión ‘Babylon 5’ o de guiones como el de el infravalorado filme de Clint Eastwood ‘El intercambio’. Personalmente, cuando fui al cine a ver esta cinta, los principales alicientes eran ver si lo de McTeigue con ‘V de Vendetta’ fue un afortunado tropiezo como lo fue ‘Donnie Darko’ para Richard Kelly, y que el guión venia firmado por este señor.

La historia que nos cuenta es la de un frío y despiadado asesino que tiene por única meta ser efectivo en aquello para lo que fue entrenado. Pero un buen día, y después de haber presenciado como su propio clan comete un acto que él consideró desafortunado, decide abandonar todo aquello que fue su filosofía durante toda su vida, y, como no, enfrentarse a ellos poseyendo los conocimientos que solo quien estuvo dentro posee. Esta historia de ‘vengador con información privilegiada’ no nos resulta nada nueva, y es por eso que la cinta no resulta todo lo satisfactoria que debiera en lo que al guión se refiere. Un ejemplo de este tipo de entramados podría ser la desconocida es España ‘Equilibrium’, que no disfrutó de difusión en nuestro país, pero que es un filme muy a tener en cuenta dentro del género de la ciencia-ficción, en el que un enorme Christian Bale decide atacar su propia organización con los datos que su condición le otorga. De todas maneras, en la cinta que nos ocupa, la venganza no es tanto un hecho personal, como si lo podría ser en maravillas del género como ‘Oldboy’, como un hecho romántico, llegando a recordarnos en algunos momentos a ‘El cuervo’ de Alex Proyas.

Las actuaciones, por otra parte, son correctas. En el caso del protagonista, Rain, el nivel interpretativo fue bastante superior a lo que me esperaba, claro que el guión tampoco le exigía grandes dotes, pero no por ello menos apreciable. Nos regala una actuación notable, en la que entre otras cosas hace gala de su impresionante forma física. La actriz protagonista, Naomie Harris, que la pudimos ver en las dos últimas entregas de ‘Piratas del Caribe’ en el rol de Tía Dalma o en el largometraje de Danny Boyle ’28 días después’, está correcta, sin llegar a rozar la excelencia en ningún momento, pero manteniendo una interpretación sin altibajos. Pero por desgracia, y para equilibrar la balanza, tenemos a un Ben Miles muy limitado, que pese al empeño tanto de los Wachowski como de su antiguo primer asistente a la dirección, James McTeigue, en convocarlo en pequeños papeles secundarios, no consigue convencer, ofreciendo en la mayor parte del metraje una actuación lineal.

image

No obstante, y pese a sus carencias, ‘Ninja Assassin’ es un filme que en ningún momento llega a aburrir. La historia, pese a su predecibilidad, consigue que mantengas la atención en todo momento, y las coreografías, el principal aliciente del filme, son espectaculares en todo momento, utilizando un bullet-time que no chirría y una puesta en escena más que aceptable. Los decorados son fantásticos, y los guiños a los clásicos de la serie b asiática hacen que, pese a lo frívolo que parezca teniendo en cuenta la sangría en la que transcurre la película, aparezca una sonrisa en la cara. La parte oriental de la cinta, que no es poca, está muy bien esbozada, consiguiendo una gran inmersión en el universo violento y sucio que padece el protagonista.

Es un filme recomendable sobre todo para los amantes del cine de acción y artes marciales, que hará las delicias de los seguidores de este maltratado género. Aun así, y aunque no seas un entusiasta del cine de artes marciales, esta cinta ofrece un entretenimiento magnifico, que es, en mi opinión, uno de los muchos objetivos del séptimo arte.

Personaje que nace en la década de los 80 y se preocupa, sobre todo, por las cosas que no tienen demasiada importancia. Psicólogo de formación, fotógrafo de profesión, cineasta de ambición.

Deja un comentario