Relatos

Saco la botella de Eristoff, aderezo con Kahlua y dejo caer un poco de leche dentro del vaso.

Me enciendo un cigarro, y de dos caladas dejo que el humo me tape la vista.
Pongo Killing Loneliness y espero a que cada nota me entre por la espalda y me haga vibrar como solo esta droga puede hacer.

Además, es posible que hoy tenga ganas de hacer algo con mi vida. ¿Por qué no?

Es posible que coja un coche y me recorra el mundo montado en el, siempre que su mano este a 30 centímetros del cambio de marchas.

Es posible que me pierda en una espiral de intenso placer. Al fin y al cabo, ese es el objetivo.

Parece ser que los finales alternativos no venden demasiado, pero tengo una cámara cojonuda y un par de ideas que hay que grabar.

¿Actuáis conmigo?

Personaje que nace en la década de los 80 y se preocupa, sobre todo, por las cosas que no tienen demasiada importancia. Psicólogo de formación, fotógrafo de profesión, cineasta de ambición.

Entrada anterior

Entrada siguiente

Deja un comentario