Relatos

Si algún día elegí el mal camino, las piedras me rompieron los pies antes de decirlo en voz alta.

Porque nunca hay segundas oportunidades, solo un cataclismo carente de vida.

Si ahora escribo en esta libreta es porque me duele demasiado como para dejarlo dentro.

El dolor solo se ira si le dejamos escapar.

Todo son procesos, fotografías de nuestro subconsciente, diapositivas que nunca vimos, cuadros de una vida pasada.

Por eso, déjame llorar.

Otra vez solo, con el alma ensangrentada. Otra vez solo, sin ti.

Por eso, déjame llorar.

Personaje que nace en la década de los 80 y se preocupa, sobre todo, por las cosas que no tienen demasiada importancia. Psicólogo de formación, fotógrafo de profesión, cineasta de ambición.

Entrada anterior

Entrada siguiente

Deja un comentario