Cine Los 10 Mejores

Pues eso, vamos allá. Estos días he estado dándole vueltas en la cabeza a la idea de crear una lista con mis 100 películas imprescindibles, esas a las que siempre recurro y me calman el ánimo asesino. Luego pensé que iba a ser esta una empresa complicada, de proporciones épicas, puesto que no tengo en mi cabeza una cifra tan redondita y bien hecha de la que tirar en casos como este, así que me enfrasqué en una aterrorizante búsqueda en la que necesité de todo mi autocontrol para dejar fuera a no menos de 50 cintas que me ponían ojitos como diciéndome ‘no te atreverás a dejarme fuera, con todo lo que hemos disfrutado juntos’. Pero tuve la mano firme, como un verdugo, y después de muchas idas y venidas os puedo dejar con una lista bien hermosa que no pretende otra cosa que entretener al lector y darle alguna que otra idea para pasar las noches frías y solitarias. La estructuraré en 5 entregas, en orden descendente, esto es, de la número 100 a la número 1, estando los filmes ordenados por preferencia únicamente por bloques y no por número —de tanto ya no fui capaz—, esto es, las películas de la parte 5 estarán todas al mismo nivel, desde la 100 a la 81, y así sucesivamente. La numeración es puramente orientativa.

Y no quiero entretenerte más, querido lector. Empezamos.

100. Depredador. John McTiernan. 1987

image

Obra imperecedera dentro del denostado género de la acción, con tensión, bicho enorme y despiadado, y testosterona para llenar un silo. Recuerdo que de chavalín me quedaba pegado a la pantalla del televisor cada vez que la ponían por la tele, y aún hoy es el día que necesito revisarla cada X tiempo. Un regalo de cinta de acción a la vieja usanza, sin tanto CGI y con más ingenio, con espectacularidad de verdad y tíos duros llenos de músculos hipertrofiados y honor por un tubo. Sé que es un clasicazo, pero necesito que esté aquí. Una lástima que luego a McTiernan se le fuera la olla con tonterías como ‘Rollerball’.

99. No habrá paz para los malvados. Enrique Urbizu. 2011

image

Ya he hablado sobre ella en otro blog, así que solo me queda repetirme. Posiblemente sea la mejor película realizada en España en los últimos años, con un José Coronado que demuestra ser un fuera de serie y un Urbizu que nos recuerda que en este país podrido aún queda gente capaz de hacer buen cine.

98. Clerks. Kevin Smith. 1994

image

El primer largometraje de Kevin Smith, y muy posiblemente el mejor de toda su carrera. Una comedia deliciosa y transgresora, de esas en las que un par de localizaciones, un buen guión y unas cuantas interpretaciones solventes son más que suficiente para entretener al personal y darle un motivo para que se parta el pecho de la risa contemplando los desajustes emocionales y mentales de un par de dependientes.

97. El caso Slevin. Paul McGuigan. 2006

image

Siempre he defendido esta cinta, aunque muchos no estarán de acuerdo conmigo. Tiene todos los ingredientes para que una tarde cualquiera de domingo puedas disfrutar de una trama con recovecos muy bien diseñada. Tiene el problema de que pertenece a ese selecto grupo de películas que los gafapastas consideran roña porque no trata un tema que puedan comentar en un bar mientras se lamen los culos, pero como los snobs pueden irse a tomar por culo, aquí dejo esto.

96. Memories of Murder. Bong Joon-ho. 2003

image

Maravilloso thriller policíaco que nos llega directito de la industria de Corea del Sur. Es inquietante, decadente, sólido en su narrativa, brillante en su discurso y preciso en sus interpretaciones. Un filme que degustar con tranquilidad y un buen vino con el que regar el gaznate. Imprescindible.

95. El hundimiento. Oliver Hirschbiegel. 2004

image

Esta cinta merece todo mi respeto por millones de razones, pero una de ellas es la de desmarcarse de los tropecientos mil millones de trillones de filmes que dibujan a un Adolf Hitler lineal y unidimensional para dejar un retrato de un hombre enfermo, pero al fin y al cabo, solo un hombre. A Bruno Ganz en el papel protagonista habría que darle de comer aparte.

94. Hierro 3. Kim Ki-duk. 2004

image

No tengo palabras para este filme, te lo juro. Por poder, no puedo ni describirla sin quedarme corto o decir imprecisiones. Solo comentar que es una historia de amor sobrecogedora desde, digamos, un enfoque un poco alejado de lo convencional. Échale un vistazo, y luego me cuentas.

93. Los otros. Alejandro Amenábar. 2001

image

Solvente cinta de terror, muy seria y con coherencia interna, lo que ya es todo un logro cuando hablamos de películas de miedo. Nicole Kidman nos deja una interpretación para el recuerdo, algo que siempre es de agradecer cuando viene de una actriz cuyo talento está hoy día tirado por la borda. No seré yo el que desvele más detalles de la trama si es que aún no la has visto, querido lector, así que si es que tienes la suerte de aún no haberte aproximado a ella, visiónala sin tener ni repajolera idea de lo que trata.

92. El sexto sentido. M. Night Shyamalan. 1999

image

Otra a la que le sobran las introducciones, hablar a estas alturas de ella sería menospreciar al lector. Esta es, para el que esto escribe, la segunda mejor cinta del realizador de origen hindú, y dado que la lista no ha hecho más que empezar, para conocer la que considero la primera vas a tener que esperar hasta futuras entregas.

91. Cashback. Sean Ellis. 2006

image

Ay, Cashback. Cuantas alegrías me ha dado el visionado de esta cinta. Sabrá el lector asiduo de estas líneas que siento un especial interés por todo lo que tiene que ver con el sentido del arte y de su vertiente más estética, y este filme no hace sino regalar una aproximación que servidor considera muy certera a lo que se siente cuando la belleza lo impregna todo y solo cabe sentarse a disfrutar y recoger la baba.

90. Stardust. Matthew Vaughn. 2007

image

Aquí es donde ya se me puede empezar a discutir de todo, pero oye, que es mi lista —estaría muy honrado, que creo que aún no lo he dicho, si decidieras compartir conmigo en los comentarios tus opiniones acerca de las elecciones que he hecho para confeccionar este compendio—. Es fantasía, maravillosa fantasía, y te confieso, querido lector, que no soy yo muy de cine fantástico, más bien todo lo contrario. Todo en este filme me retrotrajo a etapas más querubinas de mi vida, antes de que me salieran canas y todo eso. Volví a sentir ilusión por lo bienintencionado, y todo gracias a Claire Danes, Charlie Cox y compañía.

89. Shakespeare in Love. John Madden. 1998

image

He de reconocer aquí y completamente en público que cada vez que veo esta cinta me vuelvo a sentir como la primera vez que leí ‘Romeo y Julieta’. No es que esté yo comparando a Shakespeare con John Madden, viva dios, sino que me devuelve a ese amor cortés que tantos suspiros me hizo exhalar en su día. A menudo esta película sufre las iras de las personas porque se erigió vencedora en la comedia de los Oscar en el año 1999 frente a contrincantes como ‘Salvar
al soldado Ryan’, ‘La delgada línea roja’ o ‘La vida es bella’, pero como me dan igual los circos mediáticos, la tengo en alta estima.

88. Two Lovers. James Gray. 2008

image

Esto son palabras mayores. Gwyneth Paltrow nunca había estado tan estupenda y seductora, y Joaquin Phoenix… bueno, Joaquin Phoenix siempre está que se come la pantalla, pero aquí está soberbio. Esta cinta es realidad, es verdad, es sinceridad. Es un drama romántico, sí, pero tan lejos de los puñeteros lugares comunes y tan certera y triste, que merece visionarla en una burbuja sin más distracción que la propia respiración.

87. Ocean’s Eleven. Steven Soderbergh. 2001

image

Brad Pitt y George Clooney haciendo de Brad Pitt y George Clooney. La verdad, no sé qué más se puede pedir. Es una película de gente muy cool que atraca casinos de la manera más sofisticada del mundo y que tienen una frase lapidaria y terriblemente seductora para cualquier puta situación que se encuentren. Las risas están aseguradas, y el subidón de buen rollo también.

86. Triangle. Christopher Smith. 2009

image

Puf, aquí ya me estoy metiendo en fregaos. Cuando te pones con una película que trata temas como los que trata esta, vas a tener que arriesgarte a que la persona que esté viéndola contigo eche pestes hasta el día del juicio final de ese día en el que le engañaste para ver algo así, o tal vez seas tú el que me odie a mí por recomendarla. En cualquier caso, y como en este punto ya habrás notado, no soy muy amigo de dar datos de más sobre un filme, ya que soy de la idea de que cuanto más virgen se enfrente uno al arte más partido puede sacarle, así que dejo estas líneas y nada más.

85. Encontré al diablo. Kim Ji-woon. 2010

image

Salvajismo en estado puro, otra vez de mano de nuestros amigos los surcoreanos. La estética es bizarra a más no poder, y aunque al público occidental muchas veces el modo de hacer cine de los orientales le parezca puro sopor, estoy convencido de que solo es una cuestión de educación. Además, actúa el inefable Choi Min-sik, protagonista de la también magnífica ‘Oldboy’. ¿Qué más hace falta?

84. El infierno. Luis Estrada. 2010

image

México. Fiestas del bicentenario de la independencia. El puto infierno. Dos horas y media de cine en estado puro, interpretado por actores natos y dirigida con mano firme. Se trata de un rara avis, una pieza de coleccionista. Te va a resultar difícil olvidarte del Cochiloco y de Benjamín. No digo más.

83. Como locos. Drake Doremus. 2011

image

Sí, lo sé. Vaya mierda de título, pero no se lo puse yo, así que a callar. Pasando por alto ese detalle, solo decir que se trata de una magnífica historia de amor, separación, reencuentro, pérdida, y todo lo que se te pueda ocurrir que puede suceder en una relación de pareja. Eso sí, está contado con el corazón abierto e impregnado de la verdad que la joven pareja protagonista ha sabido darle. No tiene desperdicio, ni un solo segundo de ella.

82. Tres Colores: Azul. Krzysztof Kieslowski. 1993

image

En el cine, muy a menudo se desechan montones de métodos de expresión, miles de posibles medios para transmitir las ideas que queremos difundir. Y la música es uno de ellos, relegada a ser el acompañamiento que muchas veces nos pone en situación, demasiadas veces de forma tramposa y otras tantas de manera dolorosa —hablo del volumen, claro—. Pero el genio Kieslowski, de la mano del maestro Zbigniew Preisner, ha sabido demostrarnos que no todo está inventado, y que aún existen modos de hablar sin palabras.

81. Lo que el viento se llevó. Victor Fleming & George Cukor & Sam Wood. 1939

image

Y para terminar esta entrega, aquí queda el clásico entre los clásicos, el cine imperecedero, la historia más emblemática del séptimo arte. Y pongo a dios por testigo que en unos días publicaré la segunda parte de esta lista que, y lo digo sinceramente, espero que te esté sirviendo, querido lector, para descubrir o para redescubrir películas a las que siempre volver.

Personaje que nace en la década de los 80 y se preocupa, sobre todo, por las cosas que no tienen demasiada importancia. Psicólogo de formación, fotógrafo de profesión, cineasta de ambición.

Deja un comentario